Los ratios financieros tratan de relacionar la gran cantidad de información relativa a la posición financiera de la empresa. Se trata de un ejercicio de comparación entre dos valores financieros cuyo resultado nos dará una variable, que, a su vez, nos facilitará información relevante del estado financiero de la compañía.

Los ratios se pueden expresar como un valor decimal o como un valor porcentual, aunque lo realmente importante es que se utilice el mismo criterio para todos los ratios y para el mismo ratio a lo largo del tiempo. Esto nos permitirá establecer la comparativa temporal de aquellas variables elegidas, de manera que nos permitirá ver su evolución en el tiempo.

En cualquier negocio, los ratios financieros se determinan a partir de la información financiera de una empresa y se utilizan con fines comparativos: comparación con el pasado y comparación con la competencia. Comparando los ratios financieros de nuestra empresa con los valores que se consideran normales en ellos podemos tener una aproximación bastante acertada acerca de la salud financiera de nuestra compañía.

Todo director financiero para conocer el estado financiero de la empresa debe disponer de los indicadores clave. A través de estos ratios podrá analizar la situación actual de la empresa y tomar las decisiones que deben garantizar la solvencia de la empresa y optimizar sus recursos financieros.

Algunos ejemplos de los más conocidos son el ROI o retorno de inversión o el ratio de endeudamiento y, como veremos más adelante, son el resultado de dividir una medida financiera con otra.

¿Para qué sirven los ratios financieros?

Generalmente estos ratios pueden ser encontrados en balances, cuentas de resultados y otros informes financieros y son capaces de proporcionar al director financiero una valiosa herramienta con la que puede medir el progreso que se está obteniendo y compararlo con los objetivos planteados, con los ratios de la competencia o con la media general de su sector.

Utilizando varios de estos ratios financieros como indicadores en un cuadro de mando podemos ser capaces de identificar tendencias desde los primeros instantes en que empiezan a producirse.

También los bancos, los inversores y los analistas de negocios utilizan estos ratios para evaluar el estado financiero de una compañía y tomar decisiones acerca de ella.

10 ratios financieros importantes para tu pyme

Seguramente podríamos utilizar ratios financieros para comparar cualquier estadística financiera de nuestra empresa, sin embargo, los propietarios de pymes sólo tienen que preocuparse de un pequeño conjunto de indicadores para saber donde necesitan mejorar.

Veamos los 10 principales:

  1. Margen bruto: (Ventas Netas – Costes Variables) / Ventas Netas: Mide el margen sobre ventas que está consiguiendo la empresa por cada unidad adicional vendida.
  2. Margen de beneficios: Beneficio de Explotación / Ventas Netas: Mide el margen que obtenemos con la actividad de la empresa, antes de la carga financiera (intereses) e impositiva. Por tanto, es una medida de la rentabilidad económica de la empresa, independientemente de su estructura financiera.
  3. Retorno sobre activos (ROA): Beneficio de explotación / Total Activo: Es el ratio básico para medir si una empresa es rentable económicamente.
  4. Retorno de la inversión (ROI): Beneficio Neto / Capital Invertido: Con él vemos lo bien o mal que la empresa está utilizando su inversión de capital. Si este ratio es muy bajo nos puede indicar una mala gestión o un enfoque empresarial muy conservador. Por otro lado, un alto retorno de la inversión puede significar que la dirección está haciendo un buen trabajo, o que la empresa se está descapitalizado.
  5. Ratio de Liquidez: Activo corriente / Pasivo corriente: Mide la capacidad de una empresa para pagar sus obligaciones a corto plazo. Se dice que idealmente debe ser al menos 2:1. Si es más baja puede significar que la empresa no va a ser capaz de pagar sus cuentas a tiempo y una proporción más alta significa que la empresa tiene dinero en efectivo o inversiones seguras que podrían utilizarse mejor.
  6. Ratio de endeudamiento: Deuda / Fondos propios: Mide cuántos euros de financiación ajena tiene la empresa por cada euro de fondos propios. Un ratio superior a 3 indica un endeudamiento demasiado elevado.
  7. Ratio de Ventas por cobrar: Ventas netas / Cuentas por cobrar: Mide el volumen de negocios anual de las cuentas por cobrar. Cuanto más alto es el número más corto es el lapso de tiempo entre la venta y el cobro.
  8. Ratio de plazo de cobro: 365 / Ratio de Ventas por cobrar: Mide el número medio de días que la empresa está tardando en cobrar de sus clientes.
  9. Ratio de cobertura de intereses: Beneficios antes de intereses e impuestos / Gastos de intereses: Nos indica lo confortable que se siente la empresa para hacer frente al pago de intereses. Si este ratio es alto significa que la empresa puede asumir deuda adicional. Es uno de los ratios que examinan los bancos y otros acreedores.
  10. Ventas por empleado: Total ventas / Número de empleados: Este ratio puede darnos una medida de la productividad. Debe de ser comparada con empresas del mismo sector ya que puede variar mucho de un sector a otro.

La importancia de escoger bien los ratios financieros

Los ratios financieros son una herramienta importante para medir el progreso de las empresas y negocios. A través de ellos se puede ver como están con respecto a su objetivo, de manera que se puede hacer una buena planificación financiera, así como también compararse con otras empresas.

Hemos visto sólo 10 de estos ratios financieros pero existen muchos otros que cubre las áreas de rentabilidad, liquidez, apalancamiento y eficiencia de las operaciones. Debe ser el director financiero quien, de entre todas las posibilidades, escoja aquellos ratios que mejor se adecúen a la tipología y situación del negocio.

 

Post relacionados:

 

CTA EBOOK FALTA DE LIQUIDEZ