¿Sabes cuál es el activo más valioso que posee tu empresa? Si piensas que es el edificio en el que está, la maquinaria que posee o el stock de productos que tiene en el almacén, entonces tendrás que pensar otra vez. El verdadero motor de tu empresa son sus trabajadores. El talento dentro de tu compañía es lo que te puede llevar al éxito. Por esa razón invertir en gestión del talento puede convertirse en una de las mejores decisiones que puedes tomar.

Los costes laborales son uno de los mayores gastos de una empresa, pero el capital humano es un factor clave para mantener una ventaja competitiva. Cuando las empresas invierten en gestión de talento, superan generalmente a su competencia. Las mejores empresas del mundo son más eficaces y eficientes porque trabajan intensamente esta faceta. Se centran en procesos de talento, como la planificación, el desarrollo, la gestión, el compromiso y la retención.

Si por alguna razón en tu empresa todavía no habéis colocado a vuestro personal en las primeras posiciones de la lista de prioridades, te vamos a mostrar a continuación algunas de las mejores prácticas que puedes aplicar en gestión de talento de forma que tu organización pueda empezar a poner algo más de distancia sobre vuestros competidores.

 

Descárgate gratis el ebook: La contratación laboral en España

 

1. Establece expectativas claras y alineadas con los objetivos de la organización

Sin una comprensión clara de las expectativas de trabajo, los empleados fracasarán. Cada miembro del equipo tiene que saber exactamente de qué es responsable, cuáles son las metas que se quieren conseguir y cómo se va a medir el éxito en relación a dichos objetivos.

Debes comenzar por asegurarte de que todo tu equipo entiende y está de acuerdo con los principales objetivos de la compañía. Alinear la gerencia, con el equipo, los objetivos individuales y la misión de la empresa puede ayudar a tus empleados a saber de qué forma están contribuyendo a la consecución de los objetivos globales.

Y recuerda que se deben revisar las metas con frecuencia para asegurar que reflejan las prioridades actuales de la empresa.

 

2. Vé más allá de las evaluaciones regulares de desempeño

Las evaluaciones de desempeño proporcionan una oportunidad para revisar los logros del pasado, los retos actuales, los objetivos en curso y el desarrollo de habilidades. También permiten analizar el conjunto de habilidades, aspiraciones profesionales y planes de desarrollo que existen en tu empresa. Pero para maximizar el rendimiento se deberían tomar medidas correctivas cuando los problemas que se detectan son todavía pequeños. Además se debería proporcionar tutoría, entrenamiento y apoyo de manera continua para que los empleados puedan mejorar. Podemos implementar un sistema de coaching en el que se evalúe de forma progresiva a los trabajadores por su supervisor y se marquen puntos a mejorar en el corto plazo, pudiendo ver la evolución.

 

3. Proporciona oportunidades de desarrollo profesional

Una vez que se identifican las áreas donde se necesita mejorar, los empleados saben exactamente cuáles son las habilidades que necesitan desarrollar para progresar en su carrera profesional. Para ayudarles puedes considerar la implementación de un sistema informático de gestión de aprendizaje. Se trata de programas que proporcionan de forma interactiva, contenido bajo demanda para ayudar a que los empleados se preparen.

 

4. Mide y analiza la gestión del talento

Existe software de gestión del talento empresarial que incluye herramientas basadas en web para la colaboración y el intercambio de conocimientos. Estas plataformas permiten a empleados y gerentes localizar contenido, compartir información, ver los objetivos, y desarrollar habilidades, al mismo tiempo que proporcionan datos valiosos para ayudar a mejorar continuamente todo el ciclo de vida de la gestión del talento.

 

Conclusión

Las empresas con prácticas más eficaces en gestión del talento son las que tienen unos resultados de negocio más exitosos. Ya es hora de hacer que tu plantilla sea una prioridad. Debes invertir en ella. Se trata de tu mayor activo por lo que invirtiendo en tus empleados estás invirtiendo en el éxito de tu organización.

 

Post relacionados:

 

contratacion laboral