La liquidez es la fuente de supervivencia de cualquier negocio y el mejor valor para medirla es el Cash Flow Operativo (CFO) o flujos operativos. Una medida que se calcula a través del Balance Contable y la Cuenta de Resultados. Sin embargo, más allá de ser un valor concreto lo importante y principal es aquello que representa en la pyme.

Lo valioso del Cash Flow Operativo para tu empresa es que trabaja con flujos monetarios reales. Por ejemplo, puede haber en tu contabilidad ventas que se han realizado pero que aún no se han cobrado o también gastos reconocidos que aún no has pagado. Esas cantidades no son flujos de caja reales y no forman parte del CFO. Así, se obtiene un resultado basado en los movimientos de entradas y salidas de dinero en efectivo que es muy relevante para conocer el estado de la liquidez de la empresa y su salud financiera.

Métodos de cálculo del Cash Flow Operativo

Hay dos métodos de cálculo del CFO:

  • Método directo: Aparentemente es más sencillo, ya que consiste en apuntar de forma directa tanto las entradas como las salidas de caja de la empresa, obteniendo así el flujo de caja operativo.
  • Método indirecto: Se trata del método que más usan las empresas. Para su cálculo se parte del Beneficio Neto (que es una medida contable, que no refleja el flujo real de las entradas y salidas de caja).

La metodología habitual para calcular el Cash Flow Operativo es partir del beneficio neto (o Net Income) e ir desagregando partidas que determinan al beneficio neto pero que no son flujos reales de efectivo. No todo el beneficio neto es liquidez. El ajuste sobre estas partidas se basa en que, lo que se contabiliza como gasto, para calcular el beneficio neto, aumenta el CFO porque no ha sido un gasto real y lo que se contabiliza como ingreso, reduce el CFO.

Fórmula de cálculo del Cash Flow Operativo

Por tanto, partiendo de la base que Beneficio Neto y Cash Flow Operativo son sinónimos, ajustamos sobre estas partidas básicas que hacen subir o bajar nuestro CFO:

  • Las depreciaciones: Es un ajuste contable que se inscribe como gasto pero que no supone ninguna salida de efectivo, por lo tanto, aumenta el CFO (es un dinero que no hemos gastado).
  • Las ganancias o pérdidas contables por venta de activos: Otra obligación contable que no supone movimientos de liquidez. Si hay ganancia contable reduce el CFO (no es ganancia real) y al contrario.
  • Los cambios en los activos y pasivos circulantes (siempre que no sean de efectivo o equivalentes). Por ejemplo:
    • Un aumento del activo circulante reduce el CFO (crecen los derechos de cobro pero no son efectivos) y viceversa.
    • Un aumento en el pasivo circulante implica un aplazamiento de nuestros pagos y aumenta el CFO.

Ejemplo de fórmula de CFO:

  • + Beneficio neto
  • + Depreciaciones
  • – Ganancia contable por venta de activo
  • + Pérdida contable por venta de activo
  • – Aumento del activo circulante
  • + Bajada del activo circulante
  • + Aumento del pasivo circulante
  • – Bajada del pasivo circulante

Ejemplo de cálculo del CFO o flujos operativos

Imaginemos que tenemos a la empresa Plásticos Roca S.L. y su director financiero quiere calcular el CFO para tener una imagen fiel y concreta de su liquidez para estar seguro que puede responder con tranquilidad a una previsión de pagos en un futuro inmediato.

El Beneficio neto de Plásticos Roca SL a 31 de marzo es de 50.000 €. Disponen de un fábrica en la que producen que deprecian mensualmente por un valor de 10.000 €. Por otro lado, han vendido una furgoneta que no utilizaban que le ha supuesto una ganancia contable a la empresa de 3.000 €. La empresa ha realizado una venta de su producto por valor de 40.000 € a un cliente, pero la condición es que va a cobrar a 90 días. Por contra, acaba de realizar una compra de polímeros (la materia prima que utilizan para elaborar sus plásticos) por valor de 15.000 € y que pagará a 60 días.

El CFO = 50.000 + 10.000 – 3.000 – 40.000 + 15.000 = 32.000 €

En este ejemplo podemos ver claramente la diferencia que se produce entre el beneficio neto que es de 50.000 € y que refleja una situación contable, y el Cash Flow Operativo, que como vemos es más ajustado, 32.000 €.

La importancia de saber el Cash Flow Operativo

Realmente, ésta es sólo una forma de calcularlo. Todo depende del nivel de ajustes que necesites, en función de tu negocio, y del tipo de pasivos o activos circulantes que tengas y de su inmediatez para transformarse en flujos directos.

Lo fundamental es entender que el valor obtenido debe ser relevante porque el Cash Flow Operativo proporciona información sobre la liquidez de la empresa y de su capacidad para hacer frente a los pagos. Un Cash Flow Operativo negativo, o próximo a cero, es una señal de alarma sobre la falta de liquidez y pone de manifiesto un nivel de endeudamiento excesivo. Por ello, es importante que la forma de calcularlo sea eficiente para que te proporcione la información más útil sobre la salud financiera de tu empresa.

Medidas para ganar Cash Flow Operativo

Como hemos visto anteriormente, tener un Cash Flow Operativo bajo o, aún peor, negativo, es una señal de riesgo grave, que se debe atajar de inmediato para evitar males mayores. En base a tu conocimiento del negocio, debes plantearte sobre qué aspectos incidir para generar mayor liquidez: cambiando procedimientos, estableciendo nuevas políticas y/o modificando comportamientos.

Puedes seguir estas pautas para encontrar las respuestas que necesitas.

  1.     Cash Flow Operativo: En aspectos de la operativa del negocio.

  • ¿Es suficiente la rentabilidad de nuestro producto? Fijado en relación a otras empresas del sector o respecto al año anterior. Plantéate formas de mejorar la rentabilidad: optimización de costes, mejor política de compras, la motivación y retribución de los empleados o impulsar más las acciones de marketing.
  • ¿Qué posibilidades hay de obtener mejor financiación y control del gasto? Las alternativas de financiación a la bancaria para diversificar fuentes son muy importantes, ya que son más ágiles y transparentes.
  1.    Cash Flow Operativo: En aspectos relacionados con el circulante.

  • ¿Qué se puede hacer para mejorar el cobro de clientes? Cambios en las condiciones de venta, formas y plazos de cobro, seguimiento de deudas vencidas, gestión de clientes morosos, análisis del pronto pago y su coste, etc.
  • ¿Cómo disminuir la inversión de la empresa en existencias? Análisis de stocks mínimos, de reposición o de seguridad.
  • ¿Se puede conseguir mayor financiación de proveedores? ¿A qué coste? Descuentos en facturas (rappels), aplazamiento de pagos, diferimiento de impuestos y otros gastos, etc.

Para realizar un análisis completo de la salud financiera de una empresa debe utilizarse toda la información disponible con una visión global de los fondos monetarios generados por la empresa durante un período determinado, en términos de los diversos conceptos de Cash Flow. Esto arroja luz sobre posibles problemas existentes en diversas áreas.

 

Post relacionados:

 

CTA EBOOK BUENAS PRACTICAS