Mañana 1 de julio de 2017 entra en vigor la presentación del IVA online. El nuevo sistema de gestión del impuesto está basado en, lo que la Agencia Tributaria denomina, el Suministro Inmediato de Información (SII). Se trata probablemente del proyecto más ambicioso en cuanto a su gestión se refiere desde la introducción del impuesto en 1986.

La implantación de este nuevo sistema responde a la voluntad por parte del Ministerio de Hacienda de aumentar el control sobre el fraude fiscal. Otro de los propósitos de la Agencia Tributaria es el de tener un lugar centralizado en el que figure toda la información del impuesto para las diversas empresas. Así como un lugar de consulta y seguimiento instantáneo de toda la actividad comercial de esas compañías.

 

Descárgate gratis el ebook: Cómo combatir la falta de liquidez

 

El SII es un proyecto que modificará la gestión del impuesto básicamente en dos vertientes:

  • Por un lado, obligará a las empresas a presentar las facturas, tanto emitidas como recibidas, de manera casi inmediata –antes disponían de todo el mes o incluso todo el trimestre en función de su tamaño-.
  • Por otro lado, las empresas administrarán los registros de sus Libros de Registros directamente desde la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

La implementación del nuevo modelo de gestión electrónica supone un nuevo reto para las empresas, que deberán adaptarse a la nueva metodología de presentación del impuesto. Como todo cambio, es probable que al principio el nuevo método cree disfunciones y errores.

¿En qué consiste el SII?

El SII consiste, básicamente, en que las empresas obligadas a aplicar el SII, así como aquellas que voluntariamente decidan utilizarlo, deberán enviar por medios electrónicos el detalle de los registros de facturación en un plazo de cuatro días laborables -ocho durante el primer semestre de implementación del sistema- a través de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria.

Por tanto, no se trata de remitir las facturas concretas de los contribuyentes, es decir, no se deberá presentar la factura electrónica en sí, sino los registros de facturación e información fiscal. Específicamente, las facturas simplificadas, recibidas o emitidas, podrán presentarse de forma agrupada, siempre que cumplan determinados requisitos, enviando los registros de facturación del correspondiente asiento resumen.

¿Quién está obligado a utilizar el nuevo sistema?

Los contribuyentes obligados a utilizar el SII son:

  • Aquellas empresas cuya facturación en 2016 fue superior a 6 millones de euros
  • Los que tributan en régimen especial de grupos de IVA
  • Inscritos en el Registro de Devolución Mensual del IVA (REDEME)

La mayoría de las empresas, dado su volumen de facturación, no tendrán la obligación de aplicar el SII. Según las previsiones del Ministerio de Economía, el nuevo sistema incidirá sobre unos 62.000 contribuyentes que representan aproximadamente entre el 80% y el 85% del total de la facturación empresarial del país. En términos de contribuyentes afectados, la cifra es relativamente baja si se considera que en España hay más de 3 millones de declarantes del impuesto.

Otro aspecto relevante del nuevo reglamento es que añade sanciones por retrasos en la gestión de los Libros de Registros. El importe de las sanciones será del 0.5% del importe de cada factura, con un mínimo de 300 euros y un máximo de hasta 6.000 euros al trimestre.

Aspectos positivos

El cambio de modelo aporta determinadas ventajas, de las que cabe destacar:

  • La ampliación del plazo de presentación e ingreso de autoliquidaciones periódicas del IVA en 10 días, pasando de 20 a 30 días.
  • La modernización y estandarización de la forma de llevar los tradicionales Libros de Registros del IVA. Desaparece, por tanto, la obligatoriedad de presentar los siguientes modelos:
    • Modelo 347: Operaciones con terceras personas
    • Modelo 340: Libros registro
    • Modelo 390: Resumen anual del IVA
  • La disminución de los requerimientos de información por parte de la AEAT, ya que muchos de los requerimientos actuales tienen por objeto solicitar los Libros de Registros, las facturas o datos contenidos en las mismas para comprobar determinadas operaciones.
  • Las empresas acogidas al SII tendrán la opción de contrastar la información de sus Libros de Registros con la información suministrada por sus clientes y proveedores siempre que estén también incluidos en el sistema. Este extremo deberán llevarlo a cabo antes de la finalización del plazo de presentación de su declaración mensual de IVA. De esta manera el contribuyente tendrá la posibilidad de corregir los errores cometidos en los envíos sin necesidad de ser requerido por la AEAT para ello.
  • Se dispondrá de información de calidad en un intervalo de tiempo suficientemente corto como para agilizar el sistema de gestión del IVA.
  • La reducción de los plazos de realización de las devoluciones, al disponer la AEAT de la información en tiempo casi real y de mayor detalle sobre las operaciones.

Aspectos negativos

La nueva normativa afectará a las empresas obligadas principalmente de dos maneras:

Por un lado, este cambio va a suponer ciertos costes administrativos. Es muy probable que muchas empresas tengan que adaptar sus softwares de gestión al nuevo método. Esto conllevará a incurrir en los gastos inherentes a implementar modificaciones en el software de control para que automatice el proceso.

En este sentido PIMEC, la patronal catalana de la pequeña y mediana empresa, elaboró un informe sobre la afectación del cambio de sistema. En el informe la patronal estima que el nuevo sistema de gestión del IVA online tendrá un impacto en costes de 150 millones para las pymes catalanas. Las empresas consultadas para el informe calculan que modificar sus sistemas informáticos y los procesos administrativos supondrán unos costes de media de 4.500 euros, llegando hasta 30.000 euros en algunos casos.

En estos casos, si la empresa no dispone de liquidez suficiente, y dado que se trata de un gasto imprevisto, se puede recurrir a solicitar financiación. En este sentido, se puede recurrir a una plataforma de inversión en préstamos a pymes, como LoanBook, ya que su respuesta a la solicitud es mucho más ágil y rápida que la de los bancos tradicionales.

Por otro lado, el reducido tiempo de adaptación al nuevo modelo que las empresas han tenido en general. Pese a que el cambio de procesos se aprobó en 2015, no fue hasta finales del año pasado cuando el Ministerio de Hacienda rescató el proyecto SII y fijó su entrada en vigor para julio de este año.

Conclusión 

Aunque, según los cálculos del Gobierno, el cambio de gestión del IVA afecte sólo a unas 62.000 empresas, es conveniente indicar que el nuevo sistema afectará también a aquellas compañías que no estén sujetas obligatoriamente a su implementación. Muchas de ellas son proveedoras de grandes empresas que sí están obligadas a su utilización, de manera que muchas pymes estarán obligadas a ser muy estrictas en la gestión del IVA, para que los registros de todas las compañías coincidan.

Asimismo, aunque a nivel contable la puesta en marcha del nuevo sistema no modifica nada, si obliga a cambios notables en su gestión. Para una mayor diligencia es recomendable registrar las facturas diariamente, para así disponer de tiempo suficiente para subsanar potenciales errores, ya que deben ser corregidos dentro del mismo plazo de 4 días laborables. Se recomienda por tanto no hacer los envíos en último día de plazo.

 

Post relacionados:


falta de liquidez