¿Sabes que necesitas un buen plan estratégico para evitar perder de vista los objetivos finales de tu empresa? De lo contrario, el día a día puede llevarte a olvidarlos. No se trata de una receta para el éxito pero, no tenerlo, sí que aumenta las probabilidades de que tu empresa fracase.

Un plan estratégico, cuando se realiza de forma ordenada y metódica, puede ofrecer muchas ventajas a tu empresa:

  • Fuerza a los directivos a pensar en el futuro de la empresa.
  • Muestra los cambios esperables.
  • Mejora el interés y preparación por el cambio.
  • Aumenta la organización de las actividades.
  • Reduce las respuestas irracionales a hechos no esperados.
  • Minimiza las disputas acerca del destino y los objetivos de la compañía.
  • Aumenta la comunicación.
  • Mejora el ajuste de los recursos con las oportunidades.
  • Sirve de soporte para la revisión continua de actividades.
  • La creación de estrategias lleva a altos niveles de rentabilidad sobre la inversión.

 

Descárgate gratis el ebook: Cómo combatir la falta de liquidez

 

Objetivo de un plan estratégico

Su objetivo es definir la estrategia que queremos seguir y comunicarla a todos los niveles, así como también establecer un plan para llevarla a la práctica.

El propósito fundamental de un plan estratégico es alinear la misión y la visión. Sin misión y visión, el plan no está soportado por nada. Las organizaciones que desarrollan planes sin tener en cuenta la misión y la visión por lo general fallan en su ejecución.

Los valores también son importantes en el proceso de planificación estratégica, ya que proporcionan una base sólida a la organización acerca de cómo se toman las decisiones, y por lo tanto cuáles son las estrategias y tácticas aceptables.

Incluso si tu organización ya ha definido la misión, visión y valores, debe revisarlos durante todo el proceso de planificación estratégica.

Y si no existen tales declaraciones, es el momento para crearlos.

 

¿Qué se hace?

1. Definición de Misión, Visión y Valores

La misión indica de manera objetiva el propósito y las actividades de la empresa en términos de operaciones, características únicas, funciones, clientes, ofertas, sectores, metodologías, tecnologías, recursos, etc. Tienes que responder a las preguntas en cuanto a lo que realmente es el negocio, y hacerlo en términos cualitativos.

La visión debe ser realista para tu negocio. Se trata de la imagen de tu empresa en tres años o más tiempo en términos de apariencia física, tamaño, actividades, estructura, etc.

Los valores rigen el funcionamiento de la empresa y su relación con la sociedad en general, clientes, proveedores, empleados, comunidades locales y otras partes interesadas.

Para que veas un ejemplo de cómo se hace esta parte, echa un vistazo al de la empresa Cocacola: Conoce Coca-Cola: su visión, misión y valores

2.  Objetivos

Otro elemento clave del plan estratégico consiste en establecer explícitamente los objetivos del negocio en términos de los resultados que necesita o quiere lograr en el medio o largo plazo. Los objetivos deben estar relacionados con las expectativas y requerimientos de todas las principales partes interesadas, incluidos los empleados, y deben reflejar las razones fundamentales para hacer funcionar el negocio. Estos objetivos podrían cubrir el crecimiento, la rentabilidad, la tecnología, las ofertas y los mercados.

3. Estrategias

Lo siguiente son las estrategias. Las reglas y pautas mediante las cuales la misión, los objetivos, etc. se pueden conseguir. Las estrategias pueden cubrir el negocio en su conjunto, incluidas cuestiones como la diversificación, el crecimiento orgánico, planes de adquisición, etc., por ejemplo:

  • El flujo de caja interno de la empresa va a financiar todo el crecimiento futuro.
  • Los nuevos productos sustituirán progresivamente a los ya existentes en los próximos 3 años.
  • Todos los trabajos de montaje se van a subcontratar para bajar el punto de equilibrio de la empresa.

Utiliza un DAFO para ayudar a identificar posibles estrategias basándose en fortalezas, resolución de debilidades, explotación de oportunidades y evitar las amenazas.

4. Metas

Lo siguiente en tu plan estratégico es establecer las metas. Se trata de medidas específicas que deban alcanzarse mediante la implementación de las estrategias para la búsqueda de la consecución de los objetivos de la empresa. Las metas deben ser cuantificables, coherentes, realistas y alcanzables. Podrían relacionarse con factores como el mercado, los productos, las finanzas, la rentabilidad, la utilización, la eficiencia, etc.

5. Programas de actuación

Los elementos finales del plan estratégico son programas de actuación que establecen los planes de implementación de las estrategias clave. Deben contener los recursos, los objetivos, las escalas de tiempo, plazos, presupuestos y objetivos de rendimiento.

 

Conclusión

El plan estratégico de una empresa es fundamental para conseguir sus objetivos. Hemos visto su objetivo y qué se debe hacer para desarrollarlo pero ten en cuenta que la misión, objetivos, valores, estrategias y metas deben estar interrelacionados y ser coherentes entre sí. Esto es mucho más fácil de decir que de hacer. Muchas empresas se crean con el claro objetivo de beneficiar a sus propietarios y a menudo carecen de estrategias, objetivos realistas o misiones concretas.

 

Post relacionados:


falta de liquidez