La teoría económica ha ido configurando variables y ratios para medir la eficacia y solvencia de las empresas. La rentabilidad financiera es una de las medidas más utilizadas y hace referencia al rendimiento que se obtiene de los recursos propios. En la terminología anglosajona, se denomina Return on Equity (ROE), es decir, expresa el ritmo de recuperación del dinero invertido por los propietarios.

La rentabilidad financiera se representa como la relación entre el beneficio neto y el patrimonio o capital propio de la empresa, durante un periodo determinado.  En un ejemplo sencillo: si el ratio arroja un resultado del 20%, esto representa que los propietarios obtienen un beneficio de 20 € por cada 100 € invertidos.  

 

Guía gratuita: Cómo combatir la falta de liquidez

 

Factores que influyen en la rentabilidad financiera

Hay dos factores fundamentales que influyen en la rentabilidad financiera de una empresa:

  • El modo en que gestiona sus activos.
  • Las decisiones que toma sobre cómo financiar esos activos. El activo (bienes y derechos) de una compañía se puede financiar con recursos propios y ajenos.

La primera idea nos lleva al concepto de rentabilidad económica, que mide la rentabilidad de la empresa con independencia de cómo se esté financiando (incluye financiación propia y ajena). Ya hemos visto que la rentabilidad financiera es una medida más cercana a los accionistas o propietarios, pero depende directamente de la rentabilidad económica.

Lo más interesante de la rentabilidad económica es su composición como producto de dos factores: el margen de ventas y su rotación. Puede verse como consecuencia de la eficiencia operativa (técnica y organizativa) o del grado de libertad en la fijación de precios.

En el segundo punto, la decisión de la empresa sobre cómo financiar sus activos influirá en su rentabilidad financiera y también en su estabilidad, ya que los recursos ajenos tienen un coste financiero. Pero una empresa que financia todos sus activos sólo con recursos propios estaría limitándose y perdiendo oportunidades de inversión para generar más beneficio.

Una rentabilidad financiera insuficiente supone una limitación por dos vías: puede limitar el acceso a nuevos fondos propios y puede restringir la financiación externa.

Pasos para mejorar la rentabilidad financiera

Las variables que afectan a la rentabilidad financiera vienen determinadas tanto por los factores incluidos en la rentabilidad económica como por la estructura financiera, consecuencia de las decisiones de financiación. Por tanto, conviene actuar en los dos frentes.

1    Mejorar la rentabilidad económica.

La clave está en la eficiencia operativa (organización y control de costes) para generar el mayor volumen de ventas rentables. A través de dos conceptos: el margen de ventas (el beneficio de cada unidad vendida) y su rotación (el ritmo al que se recupera el activo vía ventas).

Para mejorar el margen de ventas sería necesario:

  • Aumentar los precios, siempre que sea posible.
  • Control de los costes de todos los departamentos.
  • Mejor gestión de las compras.
  • Elaboración y gestión más eficaz de los presupuestos y de las previsiones de cobros y pagos.

Para mejorar la rotación:

  • Diseñar una buena política comercial y de marketing.
  • Estrategias de fidelización de los clientes. No sólo se trata de no perderlos, sino de ofrecerles más productos asociados y una mayor atención.
  • Mejorar la gestión de los inventarios, para que su mantenimiento no suponga un sobrecoste o para no tener productos sin salida.

La tecnología es un factor clave en ambos casos. Un elemento fundamental para optimizar costes y procesos. Además, supone la  integración de la información para tomar decisiones acertadas y a tiempo.

2   Aumentar la inversión con financiación ajena.

¿Cuándo conviene acudir a la financiación ajena? De forma general, podemos decir que a la empresa le interesará endeudarse para financiar nuevas inversiones siempre que:

  • El riesgo financiero sea adecuado. Todo endeudamiento implica una disminución de la autonomía financiera de la empresa. El ratio de autonomía (Patrimonio Neto / Pasivo exigible) debe estar dentro de unos límites asumibles.

Así, una empresa puede acudir al endeudamiento para mejorar su rentabilidad financiera, siempre que la rentabilidad económica sea superior al coste de la financiación ajena. A este concepto se le denomina apalancamiento financiero. El término procede del efecto positivo de una palanca y refleja la posibilidad de hacer una inversión mayor que la que permiten los fondos propios disponibles, de modo que, empleando una mayor cantidad de pasivo exigible, se abarca una mayor posibilidad de ganancia (aunque también de pérdida si el resultado no es el esperado). Como ya hemos dicho, para que compense endeudarse, la rentabilidad obtenida por la empresa debe ser superior al coste de la deuda.

Diversificar fuentes de financiación para mejorar la rentabilidad financiera

Por tanto, acudir a financiación externa es una de las opciones a valorar por cualquier pyme para aumentar su rentabilidad financiera. La empresa debe valorar todas las opciones de las que actualmente dispone para poder financiarse. En este sentido, puede acudir a fuentes alternativas, como son las plataformas de inversión en préstamos a pymes, que ofrecen financiación a través de un marketplace on line en el cual múltiples inversores invierten en préstamos a pymes. LoanBook es la primera plataforma de inversión en crédito a pymes y está especializada en financiación de circulante.

La financiación que ofrecen estas plataformas constituye un complemento a la financiación bancaria tradicional. Acudir a otras fuentes permite a cualquier empresa poder diversificar sus fuentes de recursos ajenos, otorgándole a la pyme más poder de negociación al no depender sólo de un tipo de financiación. El procedimiento de este tipo de plataformas es más ágil y simple que el de las entidades financieras, así como también más transparente. Asimismo, a diferencia de la banca, no existe la obligación para la pyme de contratar productos añadidos, como por ejemplo, tarjetas de crédito, seguros o planes de ahorro.

 

Post relacionados:

 

Buenas prácticas empresario