Las inversiones financieras son aquellas inversiones en activos financieros con el objeto de obtener unos ingresos, que en este caso se consideran pasivos, ya que provienen del capital. En muchos casos estas inversiones son realizadas cuando existe un excedente de capital en la empresa y, ante la posibilidad de que quede ocioso, se invierte para maximizar las ganancias, no siendo parte del objetivo principal del negocio.

Como es sabido, invertir es aplicar recursos financieros en la compra de elementos de inmovilizado o en activos financieros, con el objetivo, en ambos casos, de obtener beneficios económicos en el futuro. Las inversiones pueden clasificarse, por lo tanto, en dos grandes grupos:

  • Inversiones reales: Consisten en la adquisición de elementos de inmovilizado material, inmaterial o inmuebles.
  • Inversiones financieras: Se tratan de derechos adquiridos por la empresa por la compra de activos financieros. Generalmente tienen una gran capacidad para convertirse en liquidez a través de su venta o en forma de rentabilidades por el cobro de intereses o dividendos.

 

Guía gratuita: Cómo combatir la falta de liquidez

Inversión financiera vs inversión real

¿Es mejor invertir en el ciclo de facturación o en invertir en un producto financiero? ¿Qué me puede dar más rentabilidad? Obviamente ésta es una pregunta de la cual solo el director financiero tiene la respuesta y en la que se han de considerar diversas variables que condicionaran la decisión. Se trata de una decisión compleja ya que existe un importante coste de oportunidad sea cual sea la decisión sobre la inversión.

En primer lugar, debe decidir si acometer una inversión real, o sea, dentro de la propia empresa, o financiera. Si el director financiero opta por la primera opción, entonces debe considerar si se invierte en el corto plazo, o sea, en circulante, o en el largo plazo, que corresponde al inmovilizado.

Lo mismo ocurre si la decisión es realizar una inversión financiera. En este caso el planteamiento es similar: ¿Inversión financiera a corto plazo o a largo plazo? En cualquier caso, todas las decisiones que atañen al largo plazo son muy sensibles, ya que se consideran estratégicas y porque inmovilizan recursos de la empresa por un periodo extenso de tiempo.

Tipología y clasificación de los activos financieros

Si la empresa decide realizar una inversión financiera, existen diferentes activos financieros en los cuales puede invertir:

  • Participaciones de capital en empresas en forma de acciones o participaciones
  • Títulos de Renta Fija: bonos, obligaciones o pagarés
  • Depósitos bancarios, imposiciones a plazo fijo o fondos de inversión
  • Créditos no comerciales o préstamos concedidos a terceros

Por otro lado, existen diferentes criterios a la hora de clasificar las inversiones financieras:

Según su permanencia en el patrimonio de la empresa:

  • Inversiones financieras a largo plazo: Pertenece al activo fijo de la empresa, denominándose inmovilizado financiero. Tienen un vencimiento real o esperado superior a un año.
  • Inversiones financieras a corto plazo: Forman parte del activo circulante de la compañía, formando la cartera de inversiones temporales. Con un vencimiento inferior al año.

Según la variabilidad de su rentabilidad:

  • Inversiones de renta fija son aquellas en las cuales conocemos de antemano su vencimiento y su rentabilidad, es decir, sabemos cuándo y cuánto vamos a cobrar, tanto de intereses como por la venta del activo (siempre que esta venta se produzca al vencimiento). Como ejemplos encontramos: un depósito a plazo fijo u obligaciones de una compañía.
  • Inversiones de renta variable son aquellas en las cuales, no conocemos previamente los vencimientos y la rentabilidad que vamos a obtener. Un ejemplo claro de este tipo de inversiones son las acciones o participaciones sociales de una compañía.

Según la relación que existe entre la empresa que los compra y la entidad que los vende:

  • Inversiones financieras en empresas del grupo y asociadas.
  • Inversiones financieras en empresas sin relación alguna.

 

Post relacionados:

falta de liquidez