La liquidez es la mayor fortaleza que posees para mantener la seguridad de tu empresa, pero el hecho de poder disponer de una liquidez inmediata se convierte en un reto todos los meses. Son muchas las situaciones en las que se producen gastos imprevistos o extraordinarios que pueden afectar seriamente a tu tesorería. En este artículo te desvelaremos algunos consejos para afrontar situaciones de necesidad de liquidez.

El presupuesto de caja es una herramienta indispensable para cualquier empresa. Gracias a ella puedes hacer previsiones de los flujos de cobros y pagos que tengas pendientes y así controlar la tesorería y saber cuál es el grado de liquidez inmediata que tienes en cada momento. Esto permite anticiparse a los posibles problemas o gastos imprevistos. Pero, a pesar del control que puedas tener, las dificultades pueden surgir en cualquier momento. Por ejemplo:

  • Un exceso de los costes variables de la empresa (electricidad, agua, consumibles…).
  • Dificultades para vender una mercancía ya pagada.
  • Deterioro o rotura de existencias o materias primas que necesites reponer.
  • Ingresos con los que contabas y que sufren demora en su pago, por morosidad o impagados.
  • Hacer frente al pago de impuestos, seguros o indemnizaciones de cualquier tipo.

¿Por qué es tan importante la liquidez?

La liquidez inmediata te proporciona una respuesta eficaz y ágil en la actividad de tu empresa. Tanto para cubrir los gastos corrientes como para aprovechar cualquier oportunidad que se produzca y requiera de alguna inversión. La liquidez no sólo representa el dinero que tengas en caja o en la cuenta corriente, representa también la agilidad de tus activos para ser convertidos en dinero de forma inmediata sin que pierdan su valor.

En la empresa, la liquidez es uno de los indicadores financieros más importantes. Dependiendo del grado de liquidez, se juzga la solvencia y la capacidad que tiene la sociedad para cumplir con sus obligaciones a corto plazo. Al mismo tiempo, también permite medir el riesgo que tiene para afrontar las situaciones de crisis.

Un elemento común de los problemas financieros y las quiebras de empresas es una liquidez baja o decreciente.  Es una señal, que detectada a tiempo, puede prevenir fracasos empresariales. Que tu empresa pueda cumplir y pagar sus cuentas a tiempo es el mejor indicador de confianza entre tus colaboradores, internos y externos. Asimismo, también puede suponer la pérdida de oportunidades comerciales, como por ejemplo un descuento por pronto pago, que al no disponer de liquidez necesaria no podrías aprovechar.

Por tanto, es clave saber manejar la liquidez de la que dispone la empresa. Es evidente que un exceso de liquidez siempre es más deseable que su escasez. Pero una liquidez inmediata demasiado elevada podría suponer una pérdida de rentabilidad, ya que los recursos líquidos generalmente no generan rendimientos o, si los generan, estos son muy bajos. Por tanto, se tratarían de recursos ociosos con un coste de oportunidad, ya que invertidos en cualquier activo, o en el propio proceso productivo, estarían generando ingresos para la empresa.

¿Cómo obtener liquidez inmediata?

Si la empresa, dadas las circunstancias, necesita de liquidez inmediata, una de las opciones más oportuna es recurrir a financiación externa. La primera idea que suelen tener muchos empresarios cuando piensan en financiación es la de acudir a su banco. Es algo normal, porque durante mucho tiempo la banca ha sido la única encargada de conceder crédito tanto a empresas como a particulares.

Esta situación se ha transformado en los últimos años ya que, desde la última crisis económica, las entidades financieras han endurecido sus directrices a la hora de conceder crédito. Generalmente tienen que ser operaciones muy interesantes para que los bancos se molesten en poner en marcha la maquinaria de estudio y concesión de préstamos.

A esto hay que añadir las muchas garantías, tanto personales como societarias, que en muchos casos, requieren para avalar las operaciones. Asimismo, las entidades financieras suelen condicionar la aprobación de la operación a la contratación de productos y servicios paralelos, lo que se conoce como venta cruzada, que las pymes no han solicitado y, en muchos casos, no necesitan.

Existe otro factor importante que puede condicionar la búsqueda de fuentes ajenas de financiación diferentes a la bancaria. Si la pyme necesita obtenerla de la forma más rápida posible, las entidades financieras tienen unas estructuras y flujos de trabajo más pesados, de manera que la toma de decisiones suele ser lenta y poco ágil. Esto provoca que los timings de la banca pocas veces se ajustan a los de la empresa.

Financiación alternativa para conseguir liquidez inmediatamente

Si todavía no la conoces, hay una fórmula de financiación complementaria para obtener liquidez inmediata muy sencilla, eficaz y ante todo, transparente. Son las plataformas de inversión en préstamos a pymes, perfectas para operaciones destinadas a financiar los gastos corrientes como financiación de circulante mediante préstamo o descuento de pagarés. Estas son sus ventajas principales:

  • Es una financiación sencilla, ágil y transparente. Los trámites son muy cómodos, en cualquier momento y desde cualquier lugar, y la respuesta a tu solicitud es muy rápida (normalmente 72 horas). Lo habitual es que, en pocos días, puedas recibir tu préstamo en tu cuenta, una vez aprobada la solicitud.
  • Puedes solicitar:  préstamos, líneas de crédito o descuento de pagarés.
  • El coste de la operación es totalmente transparente. En todo momento lo puedes comprobar, y se limita al cobro de una comisión de gestión más el interés que perciben los inversores.
  • No hay costes ocultos o venta cruzada, como en el caso de los bancos.
  • Todos los trámites se realizan desde una plataforma on line. La entrega de la documentación, la gestión de los cobros y pagos y la resolución de cualquier incidencia.
  • La financiación contratada con este tipo de plataformas no computa como deuda en CIRBE.

Además, es una financiación muy eficiente y más estable, ajena a los vaivenes de los mercados internacionales que tanto afectan a la operativa bancaria. Asimismo, este tipo de financiación supone en Estados Unidos y Reino Unido, mercados muchos más maduros en cuanto a financiación alternativa, alrededor del 80% y del 12% respectivamente. En los últimos años las plataformas de financiación alternativa están ganando cuota de mercado en la Europa continental, con crecimientos, en algunos casos en España, de hasta tres dígitos anuales.  

 

Post relacionados:

 

CTA EBOOK FALTA DE LIQUIDEZ