¿Qué puedo hacer si no puedo hacer frente a los pagos de la Seguridad Social? ¿Puedo solicitar un aplazamiento? En el caso de que pueda, ¿es más conveniente que solicitar financiación? Si bien es deseable que no ocurra, en un momento u otro existe el riesgo que cualquier empresario o director financiero se encuentre ante situaciones de este tipo.

Los seguros sociales son el pan de cada día -o más bien de cada mes- de la empresa. Se trata de uno de esos pagos recurrentes que la compañía debe afrontar. Para ello es capital disponer de liquidez para el día a día de la empresa. Sin embargo, en determinadas circunstancias o momento del ciclo de explotación en el que se encuentre la empresa, el pago a la S.S. puede suponer un sobreesfuerzo para la compañía, que, en el peor de los casos, no pueda afrontar.

 

Descárgate gratis el ebook: Cómo combatir la falta de liquidez

 

Ya sea porque se le ha tenido que dar un anticipo a un proveedor por un pedido extraordinario realizado, ya sea porque un cliente pide que se le dé más margen de pago porque pasa por un mal momento. Ya sea por cualquier otro imprevisto que trastoque toda la gestión de tesorería que se ha venido realizando, este momento puede llegar.

La empresa debe pagar, al mes siguiente de su devengo, las contribuciones a la Seguridad Social de los trabajadores que se encuentran dados de alta, sea cual sea el régimen al que estén acogidos. Por lo general, el Régimen General de la Seguridad Social es el más común en la mayoría de las empresas.

Aplazamiento de los pagos de la Seguridad Social

En este sentido, es importante saber que es posible solicitar el aplazamiento en fechas posteriores de los pagos de la Seguridad Social. Lo más habitual es solicitar el retraso del pago de las cuotas, aunque también se puede solicitar el aplazamiento de los recargos por retraso en el pago de cuotas anteriores. Si se decide retrasar el pago, hay que considerar que existen cuotas inaplazables:

  • Las cuotas por accidentes de trabajo y enfermedad profesional
  • Las aportaciones de los trabajadores del régimen general o asimilado

Es importante saber que, si se opta por esta opción, se deben pagar penalizaciones por hacerlo fuera de plazo y no son precisamente baratas. Se aplicarán recargos sobre la cuota total, excluidas las bonificaciones. El recargo varía en función de cuando se realice el pago, yendo del 3% si se paga dentro del mes siguiente al del fin del plazo, al 20% si se paga a partir del tercer mes.

El periodo total de aplazamiento no podrá exceder de 5 años. Asimismo, a partir de 30.000 euros se exige por parte de la Seguridad Social la constitución de garantías, que pueden ir desde un aval solidario de una entidad financiera, hasta una hipoteca o una fianza personal.

¿Cómo se solicita? Se puede solicitar, presencial o telemáticamente, en cualquier momento una vez haya transcurrido el plazo reglamentario de pago, pero nunca de pagos futuros que aún no se han devengado. Se deben presentar los siguientes modelos:

  • TC17/10
  • TC17/11
  • TC de liquidación inaplazable
  • TC de liquidación aplazable
  • TC2

Además de la presentación de estos modelos, la administración también puede solicitar aquella documentación que considere oportuna. Documentación que pueda demostrar la situación económico-financiera de la empresa que motiva el aplazamiento.

Alternativas al aplazamiento

Sin embargo, es conveniente indicar que existen alternativas que pueden ser más atractivas desde el punto de vista económico. No tendría mucho sentido asumir los costes de un aplazamiento, considerando que existen otras opciones más baratas, como puede ser la solicitud de financiación a corto plazo para hacer frente a estos pagos puntuales. Optar por solicitar financiación es a priori más conveniente que solicitar el retraso. Como hemos comentado, aplazando el pago se puede llegar a pagar hasta un 20% de recargo, un coste bastante más alto que si se decide por solicitar financiación para afrontar el pago.

Se puede optar por acudir a la banca tradicional para solicitar por ejemplo un anticipo de facturas. Igualmente, se puede recurrir a plataformas de crowdlending, como LoanBook y optar por un préstamo que sirva para afrontar el pago de la Seguridad Social, además de otros tipos de pagos. Asimismo, se puede decidir, también en LoanBook, por anticipar el cobro de pagarés que tengamos en cartera, que permitirían obtener más liquidez para así poder hacer frente a los pagos de la Seguridad Social.

 

Post relacionados:


falta de liquidez