En 2014 se produjo un cambio de tendencia en la economía española, después de más de seis años de recesión. En 2017, tras tres años de evolución positiva de la economía de nuestro país, la mayoría de indicadores macroeconómicos apuntan a una sólida recuperación. Parece por tanto un momento óptimo para que las empresas se decidan a crecer, realizando nuevas inversiones que aumenten su capacidad productiva.

 

Descárgate gratis el ebook: Cómo combatir la falta de liquidez

 

Cuatro datos macroeconómicos que motivan el crecimiento

Crecimiento PIB

España encadena tres años -15 trimestres consecutivos- de crecimiento de su producto interior bruto. En 2014 el crecimiento fue del 1.4%, en 2015 del 3.2%, la misma subida que en 2016. En estos tres últimos años los crecimientos del PIB español han sido siempre superiores a la media de la Unión Europea. En el primer semestre de 2017, el PIB ya se ha incrementado el 1.7%, superando ya el nivel máximo que alcanzó en 2008, antes de la crisis. Las expectativas de crecimiento para el resto de 2017 y 2018 han sido incluso revisadas al alza tanto por el Gobierno, como por organismos internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional.

Exportaciones

Las exportaciones españolas de mercancías siguen marcando datos históricos. En el primer trimestre de 2017 -el último sobre el que de momento se tienen datos- las exportaciones crecieron un 14.1%, lo que supone el mejor trimestre de la historia, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio. Estas cifras sitúan a España como el país de la UE en el que más crecieron las ventas al exterior, sólo por detrás del Reino Unido, que se ha beneficiado de la bajada de la libra.

Crecer en exportaciones garantiza que no se dependa en exceso de la demanda interna del país, estando menos expuesto a fluctuaciones de la misma. Además, cuanto más diversificados sean los destinos de las exportaciones, mejor, ya que no se dependerá de la evolución económica de un país en concreto. Se garantiza así una evolución sostenida de las exportaciones, creando y consolidando una base sólida de clientes extranjeros.

Tasa de paro

El nivel de paro es un indicador muy relevante para saber en qué situación se encuentra la economía, sobre todo en España. Actualmente, y a pesar de que todavía estamos en unas cifras de desempleo muy altas respecto a la media europea, el país registra la tasa de paro más baja de los últimos ocho años. Con los últimos datos conocidos, los cotizantes de la Seguridad Social se sitúan en 18 millones y medio, cifra que no se alcanzaba desde diciembre de 2008. El número de desempleados es de 3.335.924, el nivel más bajo desde 2009. Con estas cifras se ha recuperado ya el 70% del empleo perdido con la crisis.

Crecimiento de la UE

Por primera vez desde la crisis, todas las economías de la zona euro -principal socio comercial de España- crecen. Esta es una gran señal para España ya que en la medida en que sus economías se recuperen, crecerá su demanda, de manera que se puede traducir en una mayor expectativa de crecimiento para nuestras exportaciones. Las compañías de los países de la zona euro son las principales clientes en el extranjero de las empresas españolas. El PIB de la zona euro, como el de España, ha registrado un crecimiento en los tres últimos años, concretamente del 1,2% en 2014, del 2% en 2015 y del 1,8% en 2016.

 

Contexto actual

Existen varios motivos que pueden motivar a la empresa a invertir para crecer:

  • Tipos bajos: El entorno de tipos bajos actual es el caldo de cultivo perfecto para financiarse a precios reducidos para acometer las inversiones necesarias para consolidar o, en su caso, ampliar la capacidad productiva necesaria para crecer.
  • La competitividad y productividad de las empresas españolas han aumentado en los últimos años. Podemos producir productos y servicios similares al resto de países, pero a un coste menor.
  • La demanda interna/demanda externa: La demanda interna lleva creciendo desde 2014, con lo que su recuperación es un hecho. De todas formas, existen otros mercados más estables y con mejor capacidad de consumo que el español, por lo que abrirse más allá del mercado interior puede ser una forma de consolidar el futuro de la empresa.
  • La evolución del cambio del euro con respecto al dólar: La moneda estadounidense lleva un tiempo apreciándose con respecto a la moneda europea. Al estar más caro el dólar, sus productos resultan más caros que los europeos. Por contra, los productos europeos resultan más baratos. Esto incrementa claramente las posibilidades de España para exportar a Estados Unidos, que es el principal cliente de España fuera de la UE. Este mercado representó en 2016 el sexto destino de las exportaciones españolas, un 4,5% del total se dirigen a EEUU.

 

Conclusión: 2017, buen momento para invertir

Nos encontramos en el mejor contexto de los últimos años para que las empresas, sobre todo, pymes, que son aquellas que más han tenido que soportar las consecuencias negativas de la crisis, se decidan a crecer. El crecimiento puede venir vía exportaciones. Como hemos visto, es un buen momento para abrir nuevos mercados en el exterior. La dinámica de los últimos años en este sentido en España estimula la oportunidad de crecimiento a través de abrir nuevos mercados en el exterior.

Exportar garantiza ampliar mercados y, por tanto, diversificar la clientela, de manera que cuanto más diversa sea, menos condicionada estará la empresa a las contingencias que pueda tener con pocos clientes grandes. Cualquier cambio con estos clientes podría afectar muy negativamente a la empresa. Pero si dispone de una clientela variada, que además pertenezca a mercados diversos, los riesgos claramente se minimizan.

Por tanto, 2017 es un buen año para que las pequeñas y medianas empresas inviertan y crezcan. No deben recurrir necesariamente a hacerlo mediante fondos propios, sino que también pueden recurrir a financiarse a través de terceros. Se puede acudir a la vía tradicional bancaria o bien optar por fuentes no bancarias, como las plataformas de inversión alternativas, como LoanBook. Esta plataforma ofrece financiación para el circulante, acorde para apoyar el crecimiento de la pyme y su consolidación en el mercado nacional y exterior.

 

 

Post relacionados:


falta de liquidez