Dentro de las alternativas existentes englobadas en lo que consideramos como Inversión Alternativa, ¿por qué un inversor se puede plantear invertir en créditos a pymes? A continuación vamos a ver las alternativas con las que cuenta el inversor y por qué resulta comparativamente muy interesante invertir en créditos a pymes, también llamado, Marketplace Lending.

Inversiones tradicionales vs Inversión Alternativa

A continuación vamos a ver una serie de activos considerados como inversión tradicional, para finalmente compararlos con un activo de Inversión Alternativa tan atractivo como los créditos a pymes:

Inversión tradicional: Depósitos bancarios

Los depósitos bancarios han perdido su atractivo como valor refugio. Para obtener una mínima rentabilidad, los bancos exigen duraciones mínimas e importes relevantes. Es cierto que su riesgo es muy bajo pero también lo es su rentabilidad. En la comparativa realizada por Cinco Días de la oferta de depósitos de la banca española, podemos constatar que de forma generalizada la rentabilidad es irrisoria. Asimismo, es habitual encontrarnos con que el banco exige la contratación de otro producto si se quiere contratar un depósito a una rentabilidad adecuada.

 

Accede al vídeo del webinar Inversión Alternativa y Marketplace Lending

 

Inversión tradicional: Deuda pública a Corto Plazo: Pagarés y bonos del Estado

Otro de los activos que históricamente se ha considerado como valor refugio es la deuda pública. En este caso, siempre se ha reconocido como el activo seguro por excelencia. Si nos fijamos en el cuadro publicado por Quartz, podremos comprobar como en la actualidad los pagarés y bonos del Estado en casi todos los países con economías consolidadas y fiables tienen en muchos casos rentabilidades negativas.

La inversión tradicional en crédito con calificación/rating (lo que técnicamente se llama investment grade, y que básicamente engloba deuda pública y deuda de grandes empresas) está afectada actualmente por tipos en mínimos históricos. Casi todos los países fiables emiten deuda a corto a tipos negativos. Y cuando no es así, como en el caso de EEUU y Reino Unido, hay que asumir un nuevo riesgo, el de tipo de cambio. O sea, lo que se pudiera ganar en rentabilidad, se puede perder por fluctuaciones en el tipo de cambio.

Por tanto, la renta fija a corto plazo, a día de hoy, no aporta rentabilidad. De hecho, la inflación va mermando los ahorros invertidos a tipos casi cero.

Inversión tradicional: Deuda pública a Largo Plazo: Obligaciones del Estado

Si aceptamos plazos más largos buscando mejor rentabilidad (y aquí hay que ponerlo en contexto, estamos en el 1-2% en las Obligaciones a 10 años), entonces olvidemos el concepto de renta fija, porque si no queremos esperar a vencimiento (a 10 o 20 años) entra en juego la valoración en el mercado secundario, que depende de los tipos de interés.

Con los tipos a los niveles actuales, únicamente tienen recorrido al alza, por tanto, sólo cabe esperar que suban. De manera que probablemente el valor de mis préstamos a largo plazo (bonos y obligaciones) en el mercado secundario (cuando los quiera vender antes de vencimiento) disminuya y pierda parte de mi inversión. Es decir, que una rentabilidad del 1% o 2% se puede acabar convirtiendo en negativa, si quiero liquidar antes de vencimiento.

Inversión tradicional: High Yield

La Deuda High Yield es la que emiten las empresas menos seguras, las que no tienen rating oficial por parte de las agencias de calificación de riesgo. Los spreads (la diferencia entre el precio oficial del dinero y el precio al que se contrata este tipo de deuda) en los High Yield están en unos niveles preocupantemente bajos. Asimismo, casi siempre hablamos de periodos largos, de 3 a 4 años.

Inversión tradicional: Bolsa

Finalmente analizamos la Bolsa. Venimos de un periodo excepcional, el año 2017, con buenas revalorizaciones y muy baja volatilidad. Pero 2018 se presenta más incierto, y, por tanto, más volátil. Las acciones están en máximos históricos y a eso debemos añadir los riesgos subyacentes: Trump y sus políticas proteccionista, Corea del Norte y sus amenazas, la burbuja de la deuda privada en China, el incremento de la inflación en Estados Unidos, etc. Considerando lo anterior, muchos expertos recomiendan incrementar la prudencia sobre el mercado de acciones.

Las acciones tienen una volatilidad y un riesgo casi imposibles de evitar, incluso aunque se diversifique mucho. Hay inversores que se ponen nerviosos ante sucesos en los que se producen bruscas caídas generalizadas del mercado. Son relativamente comunes episodios en los que sin que medie ningún acontecimiento ni previsión particularmente llamativa, el mercado se precipita.

Sin ir más lejos, en febrero de este año 2018, se ha producido una inesperada situación de alta volatilidad. No es disparatado pensar que esta situación se va a repetir frecuentemente este año, dado que los mercados están caros y hay un cierto vértigo en las valoraciones. Y ya se ha comprobado que cuando hay caídas del mercado, no hay valores refugio; es decir, cuando cae, cae todo. Pero no hay forma de anticipar cuándo y cómo caerá.

El Marketplace Lending o créditos a pymes

El Marketplace Lending o créditos a pymes se sitúa en el punto medio entre una renta fija a corto plazo sin rentabilidad, y un mercado de acciones volátil, para los inversores que busquen una rentabilidad superior, estable y predecible, pero no quieran renunciar a la liquidez, encontramos el crédito a pymes. En UK, mercado pionero en esta actividad, los créditos a pymes ya se consideran mainstream, es decir, un activo a introducir en carteras diversificadas, que aporta rentabilidad, liquidez, y sobre todo, descorrelación con activos de mercados tradicionales.

En LoanBook, particularmente, estamos consiguiendo rentabilidades netas entre el 4% y el 6% (en función del grado de aversión al riesgo del inversor) con liquidez a menos de un año. El 80% de los préstamos que ofrece LoanBook son a un año con amortizaciones trimestrales, y la rentabilidad neta en los últimos 3 años ha estado alrededor del 5%.

 

Inversión alternativa y marketplace lending

 

Recomendamos que sin dejar a un lado la inversión en mercados tradicionales, los inversores dediquen una parte de su cartera de inversión a esta nueva clase de activo que ofrece LoanBook. Como hemos explicado, el Marketplace Lending o inversión en préstamos a pymes es prácticamente inmune a los vaivenes del mercado y que ofrece una rentabilidad entre 4 y 5 veces superior a la de productos monetarios y de renta fija comparables.

Si quieres saber más sobre qué es la Inversión Alternativa y las ventajas de incluirla en una cartera de inversiones, registrate ¡gratis! para ver el vídeo a la carta del webinar “Inversión Alternativa y Marketplace Lending”.

 

Post relacionados: