La inversión alternativa es aquella que en lugar de invertir en los mercados organizados tradicionales que incluyen las inversiones en acciones o bonos, directamente o a través de fondos con esos subyacentes, lo hace en otra clase de activos, no cotizados y, por tanto, menos líquidos. Dicho de otro modo, Inversión Alternativa es básicamente todo lo que no es inversión tradicional.

Una característica que en general define a todas las inversiones alternativas es que son relativamente inmunes a los vaivenes del mercado a corto plazo, como pueden ser cambios en el tipo de interés o movimientos súbitos de la bolsa. Aunque obviamente tienen evidentes diferencias en cuanto a su perfil de riesgo/rentabilidad y a su liquidez. El inversor debe elegir qué elemento prioriza a la hora de buscar un activo en el que invertir: plazo, riesgo/rentabilidad, liquidez, etc.

 

Accede al vídeo del webinar Inversión Alternativa y Marketplace Lending

Tipos de activos de Inversión Alternativa

El inversor particular puede encontrar múltiples formas de invertir en activos alternativos. Como ejemplo, ilustrativo pero no exhaustivo, podemos citar:

  • Activos inmobiliarios: Comprar un piso o un local para alquilar, fondos inmobiliarios, etc.
  • Energías renovables
  • Acciones de empresas privadas: A través de un vehículo gestionado por terceros (Private equity o Venture Capital), o bien, directamente (Invertir en una start up o en el negocio de un familiar o amigo, etc.)
  • Arte
  • Oro y materias primas
  • Criptomonedas: Bitcoins, Ethereum, Litecoin, etc.
  • Crédito a pymes
  • Acciones y bonos pero con estrategias de especiales (Hedge funds, Fondos de Cobertura, etc.)

La variedad de inversiones alternativas es amplísima. En la siguiente infografía se puede ver un resumen de las diferencias existentes por tipo de activo de inversión. Para poderlos comparar, los hemos distribuido en función de los siguientes ejes:

  • En el eje vertical encontramos una clasificación en función de su grado de complejidad y accesibilidad al inversor minorista.
  • En el eje horizontal encontramos una ordenación en función de su riesgo, pero entendido en sentido amplio. Incluyendo la liquidez (tiempo necesario para recuperar la inversión y que se transforme en liquidez), profundidad de mercado (posibilidad de encontrar comprador cuando se necesita) o posibilidad de pérdida total o parcial de la inversión.

 

Amplia variedad de productos para todo tipo de inversores

 

Bajo este esquema, vemos que, en la esquina superior derecha del gráfico, tenemos el Private Equity y los Fondos de Venture Capital, que son productos de inversión dirigidos a inversores profesionales e institucionales. Ofrecen rentabilidades atractivas (prometen 15-25% anual) pero en periodos de inversión largos y cerrados (típicamente de 4 a 7 años).

Los inversores minoristas tienen, desde hace poco tiempo, la oportunidad de invertir en el accionariado de compañías en crecimiento a través del CrowdEquity. Pero esta forma de inversión parte con las mismas premisas: alto riesgo/rentabilidad y necesidad de esperar varios años para recuperar la inversión.

El gráfico también incluye las inversiones inmobiliarias. La compra de pisos o locales es un clásico del inversor español, que encuentra en esta clase de activos uno de sus activos preferidos. El inversor, en este caso, es impulsado por la esperanza de una doble rentabilidad: por alquiler y por revalorización a largo plazo.

La hemos situado como inversión accesible y relativamente segura. Pero en la práctica, el marco fiscal en España (IVA, IBI, plusvalías, etc.) es particularmente agresivo con esta clase de inversión. Por este motivo la rentabilidad financiero/fiscal real es bastante decepcionante. Es cierto que el inversor tiene la ilusión de poseer un activo físico y real, pero es conveniente considerar todos estos condicionantes a la hora de valorar con exactitud el retorno real de este tipo de inversiones.

Otro de los productos que recoge el gráfico es el segmento Colecciones, en el que se encuentran activos que se han hecho tristemente populares, como los sellos en los casos Afinsa y Forum Filatélico.

Finalmente, en el centro del gráfico, encontramos los préstamos a pymes, con una rentabilidad estable, un nivel de riesgo muy moderado y una liquidez atractiva.

¿Cómo se comercializan?

Las entidades financieras, los bancos de inversión y las agencias de valores suelen limitar a sólo dos clases la comercialización de inversiones alternativas a sus clientes:

  • Vehículos que invierten en activos no tradicionales, como infraestructuras, el sector inmobiliario, las commodities (materias primas) y el capital privado.
  • Fondos con estrategias que invierten en activos tradicionales mediante el uso de métodos no tradicionales, como por ejemplo, las ventas en corto y el apalancamiento (habitualmente vía hedge funds o fondos de cobertura).

 

Accede al vídeo del webinar Inversión Alternativa y Marketplace Lending

 

Por ello, la mejor forma de adquirir activos de Inversión Alternativa es dirigirse directamente al mercado que los origina en cada caso y que pueden ser múltiples como hemos visto anteriormente.

Si quieres saber más sobre qué es la Inversión Alternativa y las ventajas de incluirla en una cartera de inversiones, registrate ¡gratis! para ver el vídeo a la carta del webinar “Inversión Alternativa y Marketplace Lending”.

 

Post relacionados: