Un finiquito es la última nómina, el último pago que recibe el trabajador por parte de la empresa. Por lo tanto, para calcular un finiquito se deben reflejar todas las cantidades que estén pendientes de pago hasta el último día de la relación laboral. Es importante hacerlo bien porque representa el justificante de que has cumplido con tu parte en la extinción del contrato de trabajo con un empleado.

A la hora de calcular un finiquito los conceptos fundamentales son:

  • Salario
  • Pagas extras
  • Vacaciones
  • Indemnización

Calcular finiquito: ¿cómo hacerlo?

1. Cálculo de la base diaria de cada componente.

Calcular finiquito: es fundamental que los importes de los conceptos salariales estén reflejados en base diaria. Las cantidades que recibe un trabajador suelen expresarse en términos mensuales en la nómina de cada mes, pero es poco probable que la extinción del contrato se produzca al final del mes. Por lo tanto es necesario obtener una base de cálculo expresada en días para cada uno de los componentes:

  • Salario base: Incluye todos los elementos del salario bruto de cada mes como complementos salariales, pluses o antigüedad, sin olvidar el salario en especie si lo hubiera. La base diaria se puede calcular dividiendo la parte mensual de estos conceptos entre 30. Siempre teniendo en cuenta sólo los complementos consolidados y no los que se pagan de forma eventual.
  • Vacaciones: Se deben pagar las vacaciones no disfrutadas, calculadas desde el uno de enero del año en curso hasta el día de cese.  Hay que tener en cuenta, según el caso, las vacaciones pendientes del año anterior y que aún se pueden disfrutar en las primeras semanas del año siguiente. La base de cálculo suele ser de  2,5 días de vacaciones por mes.
  • Pagas extras: Casi todos los convenios recogen dos pagas extras al año y en algunos casos pueden tener base semestral, en cuyo caso, sólo pagarías la paga del semestre en el que se produzca el cese, calculada desde el inicio del semestre hasta el día de baja. Si son anuales se deben sumar los importes correspondientes de las dos y obtener la base diaria para el cálculo.
  • Indemnización: Pueden ser unas cantidades muy importantes para calcular el finiquito. Hay relaciones contractuales en las que la extinción del contrato por un despido por parte de la empresa implica el pago de una indemnización. Sólo en caso de un despido disciplinario quedas exento de esa obligación. En general las indemnizaciones se calculan por año trabajado y pueden ir desde los 20 días por un despido objetivo o 33 días por año trabajado en un despido improcedente.  Aquí la base por día es imprescindible: la fórmula sería el salario bruto anual entre doce y luego entre treinta.
  • Otros conceptos: cualquier otra cantidad pendiente debe incluirse para calcular el finiquito. Pueden ser cantidades acordadas en una negociación individual, o más generales como las pagas de beneficios, pagas adicionales en Navidad u otras remuneraciones pactadas.

2. Realizar los cálculos finales.

Ya sólo queda multiplicar las bases diarias obtenidas de cada concepto salarial por los días que estén pendientes de pago de cada uno de ellos. Conviene revisar todos los cálculos y no olvidar estas consideraciones:

  • Si las nóminas mensuales están al día, el cálculo del finiquito por este concepto se centra sólo en los días trabajados en el mes del cese. Es habitual elaborar una nómina normal por los días trabajados en el mes de la baja y por otro lado calcular un finiquito por el resto de los componentes.
  • En muchos casos las pagas extras ya se pagan prorrateadas dentro de la nómina mensual y no necesitan más consideración que la de los otros elementos de la nómina.  
  • Con las vacaciones hay que tener cuidado. Por lo general el trabajador tiene derecho a 30 días naturales por año, pero según el tiempo que lleve en la empresa quizá le correspondan menos.  Y siempre hay que descontar las ya disfrutadas.
  • La posible indemnización, en su caso, es conveniente que vaya reflejada en otro documento adjunto, aunque forme parte del conjunto del finiquito. Si es una cantidad legalmente reconocida está exenta de cotizar y tributar (salvo que supere los 180.000 euros), al contrario que el resto de conceptos del finiquito.  

 

Post relacionados:

CTA EBOOK CLAVES CONTRATACION LABORAL