Mejorar la gestión de la información en las organizaciones es una tarea que muchas pymes y empresas todavía tienen pendiente. Dentro de esa gestión, contar con una buena comunicación interna resulta imprescindible para mantener motivado al personal, hacerle sentir que forma parte de un equipo, recopilar información acerca de los problemas o sugerencias que surjan en los escalones inferiores de la jerarquía corporativa, y obtener un feedback constante que permita obtener resultados positivos dentro de la organización.

Qué es la comunicación interna y qué beneficios tiene para la empresa

La comunicación interna no es otra cosa que la comunicación relacionada con los trabajadores de una empresa e influye directamente en la motivación del equipo humano y en las relaciones laborales. En consecuencia, una gestión eficaz de la comunicación interna de la empresa deriva en la obtención de mejores resultados generales.

A día de hoy se sabe que el equipo humano es el responsable de los buenos resultados de una empresa. También sabemos que para que un equipo humano tenga una productividad eficiente, es necesario que se sienta a gusto e integrado en su puesto laboral y en su empresa. Ahí es donde entra en juego la importancia de la comunicación para transmitir al trabajador la misión, los valores, la filosofía y la estrategia de la organización, así como para evitar los rumores corporativos negativos.

En definitiva, este tipo de comunicación sirve para transmitir información corporativa relevante entre los trabajadores, la dirección y los departamentos de la empresa y gestionarla de forma correcta. Así pues, tiene los siguientes beneficios para tu organización:

  • Influye positivamente en la estrategia empresarial.
  • Mejora el clima laboral.
  • Ayuda a difundir la misión y los valores de la empresa.
  • Incrementa el grado de compromiso de los trabajadores y su satisfacción con la organización.
  • Mejora la transparencia general de la empresa.
  • Tiene un fuerte impacto positivo en la gestión del día a día.

 

Cómo planificar una estrategia de comunicación interna

Tipos de comunicación interna

Vertical ascendente

Es una de las más importantes dado que es el tipo de comunicación que se forma desde abajo hacia arriba, es decir, desde los empleados hasta los directivos.

Las empresas utilizan este tipo de comunicación para que los superiores conozcan los problemas, ideas y sugerencias de los empleados.

Pero no sólo eso. La comunicación vertical ascendente es fundamental para que el empleado se sienta parte de la organización.

Herramientas de comunicación vertical ascendente:

  • Entrevista.
  • Correo electrónico o buzón de sugerencias.
  • Reuniones.
  • Intranet.

Vertical descendente

Es justo la opuesta a la anterior forma de comunicación: se origina en los directivos y finaliza en los empleados. El objetivo es mantener informados a los empleados acerca de los objetivos, y misiones de la empresa, así como la lista de tareas necesarias para conseguirlos.

El fin es hacer partícipes a los trabajadores de todas las novedades de la empresa que afectan a la actividad y al funcionamiento de la misma.

Herramientas de comunicación vertical descendente:

  • Manual del empleado.
  • Revista, periódico o newsletter institucional.
  • Carta al personal.
  • Reuniones informativas.
  • Entrevistas.
  • Circulares y correos electrónicos grupales.
  • Intranet.

Horizontal

Para que la empresa tenga una comunicación interna efectiva no puede faltar la comunicación horizontal. Se trata de la circulación de información y feedback que tiene lugar entre personas del mismo nivel jerárquico, en distintos departamentos o áreas de la empresa.

Aquí la circulación de la información debe ser controlada y los responsables deben tener la capacidad de transmitir la información importante: saber cuál es el mensaje, cuándo debe darse y cómo debe hacerse. Por eso, el trabajo en equipo y la colaboración es fundamental para que el resultado sea positivo.

Herramientas de comunicación horizontal:

  • Sesiones informativas.
  • Correo electrónico.
  • Grupos de trabajo.
  • Reuniones entre distintas divisiones.
  • Redes sociales.

 

¿Cómo gestionar la comunicación?

Ahora que ya sabes cuáles son los tipos de comunicación interna que puedes implementar en tu empresa resulta necesario saber cómo gestionar esa comunicación. También dependerá del tamaño de tu empresa.

El primer paso es facilitar todo un mecanismo corporativo destinado a los trabajadores de la empresa con el objetivo de facilitar la contribución e integración del personal a esta trasmisión de información, así como promover la comunicación en sus diferentes direcciones.
Muchas empresas optan por comenzar con la creación de una intranet en la que se pueda realizar una comunicación vertical ascendente y descendente. Sin embargo, otras herramientas que pueden ayudarte a mejorar tu ventaja competitiva y a gestionar la comunicación interna son:

  • Manuales corporativos. Sirve para integrar al trabajador desde el primer día y hacerle partícipe de la misión y los valores de la empresa, así como proveerle de información acerca del funcionamiento de su puesto laboral y de sus tareas.
  • Convenciones anuales. Son una herramienta muy utilizada en el sector comercial para recopilar información de la fuerza de ventas de una empresa.
  • Revista interna. Es una forma fácil de reunir información corporativa y trasmitirla al personal para que se mantenga al día de todas las novedades. Puede hacerse de forma digital o en formato newsletter para ahorrar costes.

Entonces, ¿te sumas al reto de mejorar la competitividad de tu empresa y la satisfacción de tus empleados realizando una correcta gestión de la comunicación interna?

 

Post relacionados:

CTA IMAGEN FINAL POST CROWDLENDING