La contabilidad financiera es la rama de la contabilidad que se encarga de recopilar, clasificar y registrar las operaciones realizadas por la empresa en dinero. Junto con la contabilidad administrativa y la contabilidad de gestión o interna, constituye la estructura contable de cualquier organización económica.

La contabilidad financiera nos permite plasmar los costes financieros de la empresa, esto es lo que nos cuesta financiarnos.

La decisión de cómo se financia la empresa y a qué fuentes recurre es una de las decisiones más relevantes a las que cualquier empresario o director financiero debe afrontar. El proceso para tomar este tipo de decisiones no está exento de análisis complejos, así como de inconvenientes.

Decisiones de este tipo están inicial y fundamentalmente basadas en el coste de la financiación. Sin embargo, no se trata sólo de comparar condiciones entre ofertas, sino de una decisión estrategia que puede ir más allá de esa operación concreta que se está negociando. Una vez se establece una relación con una fuente de financiación, puede significar el inicio de una relación estable que puede durar años y condicionar las decisiones financieras futuras.

Los gastos financieros como parte de la contabilidad financiera

A través de la contabilidad financiera conocemos un elemento clave relacionado con la actividad financiera: los gastos financieros, que se concretan básicamente en dos conceptos: comisiones e intereses.

Hay diferentes tipos de comisiones que dependen del tipo de financiación que se contrate, así como de la negociación entre prestatario y prestamista. Como ejemplos podemos encontrar la comisión de apertura, la comisión por amortización anticipada y la comisión por no disposición.

En cuanto a los intereses financieros, son aquellos que el prestatario satisface en la devolución del préstamo solicitado y que, habitualmente, están incluidos aunque diferenciados del capital, en las cuotas de amortización.

Banca tradicional: gastos financieros más venta cruzada

En muchos casos, los costes económicos de financiarse van más allá de los gastos financieros. Se trata de la venta cruzada, con que la mayoría de las entidades financieras tradicionales condicionan la concesión de un crédito. Obviamente el gasto por la contratación de productos asociados al préstamo solicitado no es gasto financiero, pero suponen un coste relevante que la empresa debe tener en cuenta.

La venta cruzada se concreta en productos tales como seguros de vida, seguros empresariales (multirriesgo, crédito, responsabilidad de directivos, etc), tarjetas de crédito, depósitos estructurados, planes de pensiones, fondos de inversión, acciones de la entidad bancaria y un largo etcétera.

Banca tradicional vs Financiación alternativa

En el siguiente ejemplo establecemos una comparativa de costes totales entre financiarse con una entidad financiera tradicional o hacerlo a través de una plataforma de financiación alternativa, para una póliza de crédito de 150.000€ de la que se disponen 100.000€.

Banca:

  •  Costes financieros:
    • Comisión gestión: 1% = 1.500€
    • Tipo de interés: 4% = 4.000€
  • Costes de la venta cruzada:
    • Comisión por no disposición: 0.50% trimestral (2% anual) = 1.000€
    • Seguros: 1.500€
    • Tarjeta: 250€
  • Costes totales = 1.500 + 4.000 + 1.000 + 1.500 + 250 = 8.250€

Financiación alternativa:

  • Costes financieros:
    • Comisión gestión: 1% = 1.500€
    • Tipo de interés: 5% = 5.000€
  • Costes totales = 1.500 + 5.000 = 6.500€

En este ejemplo vemos como una póliza de crédito contratada con una entidad financiera tradicional que inicialmente suponía un coste financiero de 5.500 €, acaba teniendo un coste total de 8.250€. Dicho de otro modo, con la inclusión de la venta cruzada, el coste de la financiación se incrementa en un 50%.

La misma póliza de crédito en una plataforma de financiación alternativa, supone un coste de 6.500€, con lo que la diferencia es de 1.750€ menos que respecto a una entidad financiera.

Conclusión

La contabilidad financiera sirve a la empresa, entre otras cosas, para conocer y medir los costes financieros de la empresa. A la hora de considerar dónde va a acudir para financiarse, es conveniente que la compañía tenga en cuenta no sólo los costes financieros, sino también los costes que supone la venta cruzada que encontrará en los bancos tradicionales.

La contratación de los productos incluidos en la venta cruzada encarece la financiación considerablemente. En este sentido, las plataformas de financiación alternativas como LoanBook, suponen una opción más barata y más transparente, ya que sólo se paga comisión de estudio e intereses, así como también resulta más ágil.

 

Post relacionados:


CTA EBOOK FALTA DE LIQUIDEZ