La necesidad de financiación de las empresas en general, y de las pymes en particular, es un hecho latente en la sociedad, más aún desde que la crisis se instaló en nuestras vidas.

Día tras día, las empresas se encuentran en una situación en la que necesitan realizar inversiones económicas para poder despegar de sus negocios; inversiones que, por desgracia, no se pueden asumir con capital propio. Por ello se dirigen a entidades bancarias, de las cuales reciben una negativa debido a que éstas han racionado el acceso al crédito. Frente a esto, ¿qué alternativas hay de financiación para pymes? La respuesta se encuentra en el crowdlending.

¿Qué se entiende por crowdlending?

El crowdlending es un modelo de financiación que está presentando un éxito notable alrededor de todo el mundo, y que, hoy por hoy, está asentándose en España. El crowdlending se caracteriza por ser una plataforma de inversión en la que inversores privados pueden hacer aportaciones de capital para financiar proyectos empresariales viables, y que, por regla general, ya están puestos en marcha.

Dicho de otra forma, el crowdlending se encarga de juntar la necesidad de inversión de particulares que quieren obtener una rentabilidad de sus ahorros, con empresas que presentan una necesidad de financiación urgente. Este intercambio de fondos económicos se realiza, única y exclusivamente a través de plataformas online o marketplaces, y cuenta con todas las comprobaciones de análisis y riesgos para evaluar a ambas partes intervinientes en el proceso de financiación.

¿Cómo funciona el crowdlending? – España

Tradicionalmente, en España, la necesidad de financiación de las pymes se resolvía acudiendo al Banco y solicitando un préstamo. Hoy en día, el acceder a un préstamo bancario se ha vuelto, cuanto menos, una tarea compleja. Los requisitos y los avales propios de las operaciones bancarias hacen que más de una empresa no pueda acceder al crédito necesario, haciendo que se queden sin poder llevar a cabo sus actividades empresariales.

Por ello el crowdlending en España se erige como una fuente de financiación alternativa o complementaria ágil y transparente, y que ya hace años que funciona a la perfección en países como Estados Unidos o Reino Unido.

Su funcionamiento es el siguiente: los inversores privados pueden invertir la cantidad que escojan en el proyecto empresarial que más deseen y, a cambio de dicha aportación, reciben su correspondiente rentabilidad, con menos riesgo y más estable. Por su parte, las empresas pueden solicitar financiación de circulante. Si bien es cierto que el porcentaje de interés a pagar es más elevado que en una entidad bancaria, la rapidez de respuesta y la facilidad de concesión suplen con creces el diferencial del tipo de interés.

Tal y como hemos comentado, el crowdlending en España se realiza mediante plataformas online, con lo que hay que verificar que dichas plataformas son las óptimas para realizar la operación. Para ello se tiene que verificar el equipo humano, la concesión de préstamos/líneas de créditos que llevan hasta el momento y, en general, que la plataforma y sus trabajadores sigan un ritmo de trabajo óptimo.

 

El futuro del crowdlending en España

En España los modelos de financiación tradicionales están muy arraigados en la sociedad, tal es así que son pocas las empresas o personas que no disponen de un préstamo o de una línea de crédito con su Banco de confianza. Pero, poco a poco, esta situación se va revirtiendo de manera que las fuentes de financiación alternativas van cogiendo más peso dentro del sector empresarial, gracias sobre todo a su agilidad y transparencia. Y es que los datos hablan por sí solos.

Actualmente, la Banca sigue llevándose el mayor volumen de las operaciones de financiación, concretamente un 78%, frente al 22% que representa la financiación complementaria. Sin embargo, en los países del norte de Europa, el crowdlending movió un total de 3.793 millones de euros hasta noviembre del 2015; siendo el Reino Unido el país que más utilizó este tipo de financiación, con un total del 84,87% de la inversión realizada. España, por su parte, representa únicamente el 0,35% del volumen europeo financiado mediante crowdlending.

Y, en España, el crowdlending augura un futuro exitoso para esta modalidad de financiación que tantos adeptos está ganando en detrimento de los tradicionales y costosos préstamos bancarios.

CTA IMAGEN FINAL POST CROWDLENDING