Una vez cumplidas las liquidaciones periódicas de finales del año pasado, incluyendo el modelo 347 (Declaraciones Anual de Operaciones con terceros) cuyo plazo terminó en febrero, el último modelo impositivo del año 2015 ya está a la vuelta de la esquina, el Impuesto de Sociedades.

IRPF,  IVA e Impuesto de Sociedades son los tres impuestos más importantes del sistema tributario de España. Por esa razón, conocer el funcionamiento del Impuesto de Sociedades se hace completamente necesario si quieres que la carga tributaria de tu empresa sea óptima.

Este impuesto grava la adquisición de renta a cargo de las sociedades y otras entidades jurídicas residentes en España. Para poder cumplimentarlo correctamente, lo primero es acometer el cierre contable de la empresa. Se trata de un impuesto que se estructura alrededor del resultado contable, y éste tiene su reflejo en las cuentas anuales de la compañía.

Plazo de presentación del Impuesto de Sociedades

La presentación de la declaración se deberá realizar dentro de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del periodo impositivo. Lo más habitual es que los modelos del impuesto, el 200 y 220, se deban presentar antes del 25 de julio, al coincidir, en la mayor parte de las sociedades, el periodo impositivo con el año natural.

De forma diferente a otros impuestos, el Impuesto de Sociedades no tiene el mismo plazo de presentación para todas las empresas. Cada sociedad tiene un plazo propio, que depende de la fecha en que termine su periodo impositivo. Así, su periodo impositivo podría tener una duración de 12 meses o ser inferior a estos 12 meses y además podría no coincidir con el año natural.

 

Tipos de gravamen del Impuesto de Sociedades

La Ley de este impuesto, en cuanto a tipos de gravamen, asigna un tipo general y una serie de tipos especiales que son más bajos que el tipo general, excepto algunas excepciones. Si hablamos de periodos impositivos que han comenzado en el 2015, el tipo general que se aplica será del 28 %. Sin embargo para el ejercicio del 2016 se reduce al 25 %. Además:

  • Para entidades nuevas con actividad económica, la obligación de tributar comienza en el primer período impositivo donde la base imponible resulta positiva. En el siguiente lo harán al 15 %, excepto en los casos en que deben tributar a tipo inferior, ya sea en el ejercicio 2015 o en el ejercicio 2016.
  • Si se trata de entidades que para los periodos impositivos que comienzan en 2015 han tenido un importe neto de cifra de negocios de menos de 5 millones de euros manteniendo además una plantilla de menos de 25 empleados de media, su tributación será del 25%. Sin embargo existen dos condicionantes: El primero es que la plantilla media no puede ser inferior a 1 durante los 12 meses que siguen al comienzo de los periodos impositivos que se inicien en 2015. Y el segundo condicionante es que tampoco puede ser menor a la media de la plantilla de los 12 meses precedentes al comienzo del primer periodo impositivo que se inicie después del 1 de enero del año 2009.
  • Para sociedades más pequeñas con cifras de negocio inferiores a los 10 millones de euros, siempre que no tributen a un tipo diferente al general, los 300.000 euros iniciales de base imponible tributan al 25%. Lo que resta de base imponible lo hará al 28%. Del ejercicio 2016 en adelante la tributación será por el tipo general del 25%.

Adicionalmente, para algunos tipos de sociedades puedes encontrar un conjunto de tipos de gravámenes especiales.

 

Recomendaciones

Son pocas pero importantes:

  • Realiza los ajustes necesarios sobre el resultado contable para determinar el resultado fiscal (la base imponible del impuesto sobre sociedades).
  • Ten en cuenta todos las retenciones y pagos a cuenta efectuados.
  • Comprueba todas las deducciones o reducciones de la cuota a las que puedas tener derecho.

Por último, revisa tu liquidez para poder hacer frente a la carga impositiva en el mes que corresponda. Puede coincidir con otros gastos imprevistos o con alguna subida en los costes variables. Hay fórmulas de financiación perfectas para este tipo de casos, para obtener liquidez de forma sencilla y ágil, y a bajo coste. No te quedes sin dinero para tu actividad.

Toma nota: Para más información sobre este tema, regístrate en el seminario online: “Impuesto de sociedades: Cómo mejorar nuestra planificación fiscal”, que realizaremos el próximo 12 de abril a las 16:00h.

 

Post relacionados:

CTA EBOOK FALTA DE LIQUIDEZ