¿Alguna vez te has parado a pensar en conceptos operativos que afectan a la actividad de tu empresa? El número de días promedio para recibir los pagos de clientes, el periodo medio de almacenaje de existencias o incluso la cantidad de dinero en caja. Y lo más importante: ¿cómo financias todos esos conceptos? Hablamos del concepto de necesidades operativas de fondos (NOF) que, cuanto mayores sean, mayor necesidad de financiación a corto plazo tendrás que aportar.

 

¿Y qué son las necesidades operativas de fondos?

Básicamente, hablamos del efectivo requerido para llevar a cabo la gestión empresarial del día a día, es decir, el dinero necesario para hacer frente a los pagos de tus proveedores, impuestos y otra serie de gastos, como el retraso de los pagos por parte de tus clientes.

Dado que los pagos no suelen coincidir con los cobros de la empresa, necesitas financiación a corto plazo. A este tipo de liquidez necesaria a corto plazo para hacer frente a estos conceptos, la llamamos necesidad operativa de fondos.

NOF = Existencias + Clientes + Tesorería operativa – Proveedores – Acreedores -/+ Saldos con la Hacienda Pública

Cómo financiar las necesidades operativas de fondos

Las partidas de activo corriente se financian, en su mayor parte y de manera espontánea, a través del pasivo a corto plazo (proveedores, impuestos y otros gastos a pagar). El problema llega cuando la suma de estas partidas no es suficiente para cubrir los pagos de la empresa. En ese momento es cuando necesitas buscar financiación.

Si tienes dudas de qué tipo de financiación a corto plazo elegir no te preocupes porque, a continuación, te dejamos una lista con algunos de los métodos de financiación más adecuados para cubrir tus necesidades operativas de fondos:

Cuenta de crédito

Históricamente ha venido siendo la financiación más utilizada para empresas que necesitan disponer de liquidez inmediata variable a lo largo del año. Se trata de firmar un contrato con la entidad financiera a partir del cual tendrás acceso a una cuenta corriente con límite de dinero.

Suele tener tipos de intereses altos y comisiones más altas que otros medios de financiación. Un gran problema que se ha salido a la luz con esta crisis ha sido que los bancos se alinean en no renovar este tipo de financiación.

Descuento de efectos

Si tus clientes realizan los pagos de tus facturas a través de efectos como letras, pagarés o recibos puedes acceder al descuento de efectos como medio de financiación.

Consiste en la cesión de las deudas de tus clientes a la entidad financiera antes de su vencimiento para que ésta anticipe los importes, restando claro está las correspondientes comisiones e intereses por descuento de efectos.

El principal problema es el riesgo de impago del cliente final, en cuyo caso tú correrás con unos gastos inesperados.

Factoring y confirming

Es muy común confundir ambos términos a pesar de que son métodos de financiación muy utilizados por las pymes españolas.

El factoring es la venta de los derechos de crédito sobre clientes a una empresa factor que te proporcionará una liquidez inmediata sin que tú corras con el riesgo de impago del cliente final (factoring sin recurso) o sí respondas por ese riesgo (factoring con recurso).

El confirming es un producto a partir del que una entidad de crédito se consolida como gestor de los pagos aplazados de una empresa a sus proveedores. Así, la gestión de pagos es fiable porque está avalada por una empresa financiera.

Plataformas de inversión en crédito a pymes

Se trata de un préstamo realizado por diferentes inversores y dirigido a una persona o empresa. Es la mejor alternativa a la financiación tradicional para diversificar fuentes de financiación y destaca por ser rápida y transparente.

Además, puede solicitarse una cantidad específica en un momento determinado y obtenerse en menos de 48 horas.

Conclusiones

A la hora de minimizar las necesidades operativas de fondos es importante analizar las partidas que forman parte de las mismas:

  • Existencias: Hay que intentar tener el mínimo stock posible, siempre cubriendo un mínimo de seguridad para dar soporte a nuestros clientes pero hay que ser consciente que si almacenamos más de lo necesario vamos a tener que financiarlo y eso siempre conlleva un coste.
  • Clientes: Habrá que intentar acortar el periodo medio de cobro lo más posible para minimizar el impacto en las NOF. Merece la pena invertir tiempo tanto en la negociación inicial como en intentar cobrar esos clientes que se van quedando por el camino.
  • Tesorería: Deberías tener un estudio sobre tus necesidades de tesorería y que tu caja se asemeje lo más posible a tus necesidades, siempre teniendo un remanente para extras.
  • Proveedores/Acreedores: Lo ideal es intentar alargar el plazo de pago, así podremos aprovechar esta fuente de financiación que suele ser gratuita.
  • Hacienda Pública: Aquí como poco podemos gestionar más que intentar pagar religiosamente puntual para no tener sanciones ni intereses de mora.

El control de las necesidades operativas de fondos es muy importante si quieres evitar desviaciones no presupuestadas. Es necesario que los mandos intermedios de tu empresa sean conscientes de las repercusiones financieras que tienen sus decisiones ya que afectan a las NOF. Pero si a pesar del control tienes necesidades de financiación, puedes hacer uso de alguno de los métodos de financiación que te hemos recomendado.

 

Post relacionados:

CTA EBOOK FALTA DE LIQUIDEZ