Hay una gran cantidad de diferentes tipos de firmas electrónicas por ahí, y puede ser confuso averiguar las diferencias que hay entre todas ellas. Hoy vamos a ver la diferencia entre digitalizar una firma y tener una firma digital.


Aunque los dos nombres suenan muy similares, debes saber que hay una gran diferencia entre una firma digital y una firma digitalizada.


Digitalizar una firma: Una forma riesgosa de hacer negocios

En primer lugar, vamos a abordar la definición de «firma digitalizada». Cualquier imagen de una firma manuscrita que se utiliza para firmar digitalmente documentos se considera una «firma digitalizada».

Aquí hay un par de ejemplos comunes:

  • Una imagen escaneada de una firma manuscrita.
  • Una firma que se realiza en un dispositivo de firmas como los de los supermercados, por ejemplo.

Estos tipos de firmas puede tener un aspecto oficial, pero no ofrecen ninguna seguridad contra la manipulación, un elemento crítico de cualquier firma online.

Digitalizar una firma implica el uso de una imagen escaneada de tu firma, y eso es especialmente peligroso porque la imagen de tu firma puede ser fácilmente copiada y pegada en otros documentos. Si un estafador puso sus manos en esa imagen, podría firmar en tu nombre todo tipo de documentos, metiéndote en todo un mundo de problemas.

También debes tener cuidado de no almacenar una imagen escaneada de tu firma en cualquier ordenador. Si tu equipo fue hackeado o robado, tu firma podría verse comprometida.

Un famoso bufete de abogados hizo un buen trabajo resumiendo estos riesgos cuando escribieron: «El riesgo evidente es que las firmas mecanografiadas, los pies de página de los correos electrónicos y las firmas digitalizadas, pueden ser fácilmente copiados o falsificados por lo que no pasará mucho tiempo antes de que surja una seria disputa financiera en la que una de las partes alegue que la «firma» no la han puesto ellos, o que el documento fue alterado después de haber sido firmado… Existe un margen enorme para la controversia incluso si la falsificación se ha demostrado, ya que ambas partes es probable que hayan actuado en armonía con un acuerdo”.

 

Firma digital: seguridad y comodidad combinada

A primera vista, las firmas digitales pueden parecerse mucho a la firmas digitalizadas. Se pueden crear con un dedo en un iPad o con el clic de un ratón. Pero el hecho de que sean fáciles de usar, no significa que sean lo mismo.

La diferencia está detrás de las escenas. En el instante en que firmas un documento con una firma digital, el documento está bloqueado contra manipulación.

Si deseas comprobar si un documento firmado digitalmente se ha alterado, todo lo que tienes que hacer es abrir el documento con un visor gratuito de PDF. Si alguien ha cambiado alguna parte del documento (incluso algo tan simple como la eliminación de un espacio o capitalizar una palabra) la prueba de la manipulación aparece.

La firma también puede proporcionar una gran cantidad de información a través de un registro llamado “audit log”, Estos audit logs pueden registrar la fecha y hora de las siguientes acciones:

  • Creación de transacciones.
  • Correos electrónicos y notificaciones enviados a cualquier firmante.
  • Consentimientos para el uso de firma electrónica.
  • Autenticación de usuario.
  • Documentos vistos por cada firmante.
  • Creación de firma por cada firmante.
  • Realización de transacciones.
  • Descargas de documentos después de la firma.
  • Cancelaciones y no participación.
  • Información de la parte cambiada.

 

Conclusión

Muchas veces utilizamos conceptos similares como si fueran el mismo y este es uno de esos casos en que hay que saber diferenciar. Dista mucho entre digitalizar una firma para utilizarla online y utilizar una firma digital. Sin embargo, muchas personas lo confunden. En el caso de las empresas, cuando realizan transacciones de alto valor, ya suelen solicitar que se utilicen firmas digitales en lugar de otros tipos de firmas como puede ser la firma digitalizada. Como hemos dicho, el nivel de seguridad que ofrecen es muy superior.

 

Post relacionados:

CTA EBOOK BUENAS PRACTICAS