España es uno de los países de occidente que más compra al exterior. Estamos entre los países que mayor volumen de importaciones tiene, con más de 310.000 millones de euros en 2017, lo que supone el 26,65% del PIB español. Este porcentaje, que incluye las importaciones industriales, sitúa a España como un país con alta dependencia del exterior.

España es un país que históricamente registra año tras año déficit en su balanza comercial, ya que el volumen de importaciones supera de forma sistemática al volumen de nuestras exportaciones. Alemania y Francia son los dos países a los que más compramos (más de un 10% del total de importaciones en ambos casos), quedando China ya a una distancia considerable en tercera posición.

Motivos por los que España presenta un elevado porcentaje de importaciones

Uno de los motivos por los que España registra un alto volumen de importaciones es la dependencia energética. Al ser un país muy deficitario en recursos energéticos necesita comprar gas y petróleo a los países productores. La energía es estratégica para el desarrollo comercial e industrial de un país, ya que es transversal para todos los sectores.

Otro de los motivos por los que España presenta déficit en su balanza comercial es debido a la importación de mercancías y bienes industriales. Esto incluye tanto los llamados bienes intermedios (se adquieren para incorporarse en un producto que se fabrica en España) como los bienes finales (aquellos ya listos para su consumo o puesta en marcha).

Los formas de pago para las importaciones industriales

En las importaciones industriales se da con frecuencia un mayor grado de desconfianza entre proveedor y cliente, motivada por la lejanía, porque puede ser una operación esporádica y no recurrente o por el elevado importe de la compra a realizar.

Para resolver esta desconfianza las prácticas del comercio internacional han ido introduciendo diferentes métodos de pago, a veces llenos de trámites y cláusulas. Estas formas de pago para importaciones pretenden ofrecer mayor seguridad tanto a exportadores como a importadores, pero conllevan necesariamente una mayor complejidad administrativa.

Entre los sistemas de pago de una importación industrial nos podremos encontrar con los 3 más comunes, que de menos a más complejos son:

  • Transferencia bancaria
  • Remesa documentaria
  • Crédito documentario

Nos encontraremos con un método de pago u otro en función de diversas circunstancias (el grado de desconfianza, la complejidad del bien a importar, la frecuencia de compra, el poder de negociación del proveedor, etc). En especial el crédito documentario de importación es una operación de comercio exterior que reviste una tramitación algo compleja y que conlleva también unos costes asociados más elevados.

Importaciones industriales

Plazos de pago para importaciones industriales

Otra de las variables más importantes en la relación establecida con el proveedor a la hora de importar bienes industriales es el plazo de pago que nos va a otorgar. Es un factor clave para nuestra tesorería.

Por supuesto, no es lo mismo que debamos pagar al contado una importación (incluso antes de que el bien industrial haya salido del país de origen) que poder pagar a varios meses y que en este plazo hayamos podido vender (e incluso cobrar) el bien importado o al menos nos haya podido financiar una parte de nuestro ciclo de maduración.

Aquí es donde el plazo de pago suele combinarse con el método de pago: a métodos más simples de pago (que revisten menos seguridad pero también menos coste), nuestro proveedor nos va a exigir probablemente un plazo de pago mucho más reducido. Para un método de pago más complejo y costoso como el crédito documentario de importación otorga ciertas garantías al proveedor, por lo que será más proclive a otorgarnos mayores facilidades de pago.

Opciones de financiación de las importaciones industriales

Deberemos analizar, por tanto, el impacto que van a tener sobre nuestra tesorería y nuestro balance las importaciones industriales que hagamos y con qué condiciones y plazos de pago las deberemos realizar. Si hemos pactado plazos reducidos, deberemos contar con financiación externa, por parte de un banco o de una plataforma de financiación alternativa.

LoanBook permite financiar las necesidades de circulante de la empresa, con lo que es una opción idónea en el caso de tener que pagar las importaciones industriales sin posibilidad de aplazamiento. Si, por el contrario, gozamos de plazos de pago más largos por parte del proveedor, nuestra necesidad de financiación externa será menor.

 

Posts relacionados:


CTA EBOOK FALTA DE LIQUIDEZ