Teniendo en cuenta solo el tiempo de duración, un trabajador y un empresario pueden formalizar una relación laboral a través de dos tipos de contratos: contrato indefinido y contrato de trabajo de duración determinada, también conocido como contrato temporal.


Como ya vimos en un artículo anterior, por defecto todos los contratos que se firman entre trabajadores y empresarios son contratos indefinidos. Para que un contrato sea considerado contrato de trabajo de duración determinada deben existir razones adecuadas que justifiquen esa temporalidad. Y esas razones se agrupan básicamente en tres posibilidades que dan lugar a los tres tipos de contrato de trabajo de duración determinada.

Estas son las tres diferentes posibilidades que permiten que se pueda formalizar un contrato temporal:

  1. Contrato por obra o servicio determinado: es posible cuando es necesario contratar empleados para llevar a cabo una obra o servicio que haya sido acordado.
  2. Contrato eventual por circunstancias de la producción: se puede formalizar para hacer frente a situaciones extraordinarias tales como un aumento no previsto de pedidos o una acumulación de faena.
  3. Contrato de interinidad: se utiliza para reemplazar a empleados que por circunstancias tengan que dejar la empresa pero tengan derecho a la reserva de su puesto de trabajo.

 

1. Contrato por obra o servicio determinado

Para qué se utiliza

Este tipo de contrato de trabajo de duración determinada se puede acordar para la ejecución de una obra o llevar a cabo un servicio determinado, que sea autónomo y con existencia real dentro de lo que es la actividad del negocio, y que tiene una duración desconocida o sin fecha de finalización fija.

Formalización

Este tipo de contrato temporal debe de formalizarse siempre por escrito. Si no se hiciera así se tendría como resultado un contrato indefinido. Además el empresario está obligado a registrarlo en la oficina de empleo antes de 10 días hábiles y deberá dejar allí un ejemplar del contrato.

Qué debe especificar

Especificará e identificará de forma clara y con toda la exactitud posible, el servicio para el cual se va a formalizar el contrato.

Duración

Tendrá una duración que será la del tiempo requerido para la ejecución de la obra o servicio. Aun así, si el contrato ha sido formalizado después del 18 de junio de 2010, este no podrá durar más de 3 años que podrán ser ampliados por 12 meses más por razones de un convenio colectivo sectorial de ámbito estatal.

Extinción

Este contrato se considerará extinguido cuando termine la obra o servicio a la que se refiere el contrato. Si el contrato dura más de 1 año deberá de hacerse un preaviso de 15 días.

 

2. Contrato eventual por circunstancias de la producción

Para qué se utiliza

Aunque se trate del tipo de actividad normal o habitual de la empresa, algunas veces es necesario incrementar la plantilla para adecuarla a un aumento puntual del número o volumen de pedidos o para atender a una acumulación de trabajos. Para estos casos está pensado este tipo de contrato de trabajo de duración determinada.

Formalización

En el caso de los contrato eventuales por circunstancias de la producción, la formalización deberá ser por escrito cuando la duración vaya a ser de más de 4 semanas o sean a tiempo parcial.

Qué debe especificar

De igual forma que el contrato por obra, el contrato eventual por circunstancias de la producción también deberá especificar e identificar de forma clara y con toda la exactitud posible, el servicio para el cual se va a formalizar el contrato. Pero además deberá incluir la duración que tendrá dicho contrato.

Duración

Tendrá una duración máxima de 6 meses dentro de un periodo de 12 meses aunque por convenio colectivo podrá aumentarse el periodo de referencia a un máximo de 18 meses y la duración hasta un máximo de las tres cuartas partes del periodo de referencia, ya sea el legal o el establecido mediante el convenio.

Extinción

Este tipo de contrato se extingue cuando termina el tiempo convenido.

 

3. Contrato de interinidad

Para qué se utiliza

El contrato de interinidad se puede utilizar en tres circunstancias:

  • Para sustituir a un trabajador: cuando tiene derecho a la reserva de su puesto de trabajo debido a la norma, el convenio colectivo o un acuerdo individual.
  • Para cubrir temporalmente un puesto: esto se puede hacer mientras está en marcha el proceso de selección o promoción para su cobertura definitiva.
  • Para sustituir a un trabajador autónomo, a un socio trabajador o a un socio de trabajo de una sociedad cooperativa: será solo en el supuesto de que haya riesgo durante un embarazo o durante los descansos por maternidad, adopción o acogimiento, ya sea preadoptivo o permanente.

Formalización

Los contratos de interinidad deberán formalizarse siempre por escrito y de forma que los contratos por obra, deberán ser registrados por el empresario en la oficina de empleo antes de 10 días desde su celebración y dejando allí un ejemplar del contrato.

Qué debe especificar

Incluirá los los siguientes datos:

  • Identificación del trabajador al que se va a sustituir.
  • Causa de la sustitución.
  • Puesto que va a ocupar el trabajador contratado temporalmente ya que podría ser que no ocupara el puesto del trabajador sustituido sino el de otro compañero que a su vez es el que ocupa el puesto que quedaba vacante.
  • Puesto de trabajo cuya cobertura definitiva se producirá tras el proceso de selección externa o promoción interna, si fuera este el caso.

Duración

Para los casos de contratos de interinidad para sustituir a un trabajador la duración será mientras no vuelva el trabajador sustituido que tiene derecho a la reserva del puesto de trabajo.

Cuando se trata de cubrir temporalmente un puesto, la duración será mientras dure el proceso de selección o promoción para la cobertura definitiva del puesto. Aun así no podrá ser de más de 3 meses, ni formalizarse un nuevo contrato con idéntico objeto si se supera esa duración máxima.

Cuando se trate de procesos de selección realizados por las Administraciones públicas para el abastecimiento de puestos de trabajo, la duración de los contratos se hará coincidir con el tiempo de ejecución de estos procesos de acuerdo a lo indicado en su normativa.

Extinción

La extinción de los contratos de interinidad se produce cuando ocurre alguna de las siguientes situaciones:

  • La vuelta del trabajador que había sido sustituido.
  • Si vence el plazo legal o establecido mediante convenio para la reincorporación.
  • La extinción de la causa que dio lugar a la reserva del puesto de trabajo.
  • Que hayan transcurrido 3 meses en los procesos de selección o promoción para la cobertura definitiva del puesto.

 

Post relacionados:

CTA EBOOK CLAVES CONTRATACION LABORAL