Tienes a tu disposición una información muy útil obtenida a través de distintas fuentes fiables y que te pueden ayudar a establecer mejores relaciones comerciales. Es el caso de los informes comerciales. Estos informes analizan la situación de una empresa especialmente desde un punto de vista financiero. También son conocidos como informes de riesgo, informes de crédito o informes de riesgo comercial. El uso habitual de la palabra riesgo asociada a los informes comerciales ya indica los objetivos que persigue este tipo de documento.

En general, los informes comerciales sirven para ofrecer datos sobre el desempeño económico de una empresa, su capacidad financiera y su solvencia para afrontar pagos. Pueden recoger información genérica sobre su volumen de facturación, el número de empleados o los resultados contables; o más concreta, revelando si tiene demoras en sus pagos o reclamaciones administrativas pendientes.

Se utilizan de forma habitual para seleccionar proveedores sólidos y de confianza, para conocer mejor a los clientes y prever la posibilidad de impagos, o para analizar a la competencia.

¿Cómo se consigue la información en los informes comerciales?

Para que los informes comerciales cumplan con su función deben recoger datos de fuentes muy fiables. El negocio de las compañías que se dedican a elaborarlos depende de que resulten útiles para sus clientes. Se nutren principalmente de datos oficiales públicos que ofrecen información de interés comercial. Entre ellos:

  • El Boletín del Registro Mercantil (BORME) en el que las sociedades están obligadas a presentar su contabilidad y cuentas anuales.
  • El Boletín Oficial del Estado (BOE) o boletines autonómicos y provinciales.
  • El Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) u otras listas similares de empresas con impagos.

Además de esto, en muchos casos es necesario completarlos con información adicional que requiere de una investigación más profunda y actualizada. Esto implica seguir publicaciones en la prensa o revistas especializadas, foros, etc. Las compañías que elaboran y comercializan estos informes tienen recursos y fuentes propias que les permite acceder a muchas fuentes de información y manejan grandes bases de datos sobre una gran cantidad de compañías.  

Todo depende de lo que se demande en el informe comercial. Los hay muy completos donde el estudio de una compañía es exhaustivo y los hay que sólo buscan conocer algún punto concreto sobre la empresa con la que se está trabajando o se planea empezar a trabajar. Por esta razón, y dada la gran variedad de posibilidades que existen son asequibles para cualquier empresa y una pyme puede sacarles mucho rendimiento si selecciona bien la información que solicita.

 

¿Merecen la pena los informes comerciales para una pyme?

Si atendemos a su utilidad, en caso de dudas un informe comercial puede ser de gran ayuda para clasificar y evaluar a nuestros colaboradores y clientes y así tomar mejores decisiones. Trabajar sobre la base de reducir riesgos comerciales es una de las mejores estrategias que puedes establecer en tu empresa. Y más en un entorno complejo como el actual.

Si atendemos al precio, su coste puede ser asequible aunque depende del tipo que sea y de la empresa que lo comercialice. Pero puedes encontrar informes comerciales básicos para pymes que parten de los 5 euros. El coste aumenta según la información adicional que solicites o según la complejidad y la cantidad de datos. Existen también comparadoras de informes para pequeñas empresas que ayudan a elegir el informe más apropiado.

Y, por supuesto, Internet y las nuevas tecnologías no se iban  a quedar atrás y ofrecen  plataformas para hacer búsquedas personalizadas sobre cualquier empresa o sector. Puedes hacer un seguimiento de empresas, alertas y variaciones de riesgo crediticio o indicadores importantes en la cartera de clientes.

Ya sabes que debes convertir a Internet en uno de tus mejores aliados, no sólo para estos casos de evaluación del riesgo comercial, sino también para tus estrategias de financiación, de gestión o de marketing.

 

Post relacionados:

CTA EBOOK BUENAS PRACTICAS