El principal aspecto diferencial de una pyme con las empresas de gran tamaño en lo que respecta a la gestión de personas es que, normalmente, carecen de un departamento específico de Recursos Humanos (RRHH). ¿Es esto negativo para la empresa, el desarrollo   profesional y personal de sus empleados y para cuestiones como la retención del talento? En realidad, no tiene porqué ser necesariamente un problema, hasta puede llegar a convertirse en una gran oportunidad.

 

Aspectos diferenciales de la gestión de personas en la pymes

Lo que sí ocurre es que la política de personal de las pymes no se basa en las mismas leyes o parámetros que el resto de empresas y esto las convierte en diferentes. Y.. ¿por qué no decirlo? En cierta forma también en especiales.

Por su particular estructura y limitaciones de personal, las pymes no suelen tener un departamento de RRHH propiamente dicho, siendo sus funciones muchas veces asumida por el gerente, dueño o CEO de la empresa. No obstante, cada vez es más necesario la figura de un técnico con conocimiento en gestión de personas, funciones que, por otro lado, también pueden externalizarse (al menos en parte) en una asesoría o empresa especializada.

De cualquier modo, la gestión de los RRHH en las pymes está llena de retos, como por ejemplo las dificultades para retener el talento, puesto que no son pocos los profesionales que se ven tentados por empresas de mayor tamaño para unirse a ellas, prometiendo mejores sueldos y oportunidades de promoción que no siempre se materializan.    

En las pequeñas y medianas empresas, normalmente el máximo responsable de la misma es también el que mejor conoce a sus empleados, tanto en el ámbito profesional como en el personal.


Ventajas de la gestión de RRHH en las pymes

Pese a las dificultades derivadas de la inexistencia de un departamento de RRHH, que algunas pymes externalizan a un tercero con éxito, la gestión de personas en organizaciones de pequeño tamaño tiene una serie de ventajas como:

  • Trato mucho más directo y humano con los empleados, lo que hace que la empresa conozca mucho mejor las competencias, talento, potencial, y también los puntos flacos y circunstancias personales, de cada uno de ellos.
  • Mejora de la calidad del trabajo y, en consecuencia directa, de los índices de rentabilidad y productividad por las mayores facilidades de sumar el esfuerzo y talento individual en beneficio de los objetivos del equipo.
  • Facilidad para fomentar una visión de equipo y poner en marcha nuevos proyectos que sean, a la vez, beneficiosos para los resultados de la empresa e ilusionantes para los trabajadores.

 

Los trabajadores también salen beneficiados

A su vez,  los trabajadores de una pyme también pueden verse beneficiados por su gestión más directa en materia de RRHH. Las principales ventajas que pueden encontrar son:

  • Un trato más familiar y personalizado, que puede hacer que el empleado se sienta más respaldado por la empresa.
  • Mayor seguridad y estabilidad en el puesto, ya que las pymes no suelen despedir empleados por cuestiones coyunturales como una diversificación de los servicios o traslados de las plantas de producción.
  • Los puestos de trabajo son horizontales lo que posibilita una  mayor diversidad de tareas y un grado de capacitación más elevado que en las grandes empresas.
  • Mejores perspectivas laborales y posibilidad de ascensos, al no existir tanta competencia como en las empresas grandes.
  • En una pyme es más fácil poner en marcha proyectos muy interesantes con gran capacidad de liderazgo.
  • Mayor flexibilidad y posibilidades de conciliación con la vida personal y familiar.
  • A nivel de retribución, la creencia de que en las grandes empresas los sueldos son más altos por la misma categoría no se corresponde, en la mayoría de casos, con la realidad. Existen pymes que remuneran muy bien a sus empleados y les ofrecen beneficios adicionales.

La gestión de RRHH en las pymes, al ser menos rígida y mucho más cercana a sus trabajadores que la de las grandes empresas, sin estar exenta de problemas y desafíos, como la retención del talento, sí que es cierto que, bien encauzada, puede beneficiar tanto a la propia pyme como a los que trabajan para ella.

 

Post relacionados:

CTA EBOOK CLAVES CONTRATACION LABORAL