Cuando en una empresa los empleados están implicados, trabajando duro en los proyectos que tienen asignados y celebrando juntos las victorias, el ambiente que se respira es extraordinario. La energía positiva se puede sentir en el ambiente. Se nota enseguida que en esa empresa se trabaja a fondo la motivación laboral.

Y es que para que un negocio sea exitoso no basta solo con ofrecer productos o servicios que gusten a los clientes. Un negocio tendrá éxito si además de esto dispone de empleados leales y comprometidos.

Pero para ganarte la lealtad y el compromiso de tus empleados no basta con pagar un sueldo al final del mes. En un mercado tan competitivo como el actual necesitas aprender acerca de otras necesidades y factores psicológicos y esto significa aprender a trabajar a fondo la motivación laboral de tu empresa.


Claves para motivar a tus empleados

Como hemos dicho, la clave principal para aprender a gestionar correctamente la motivación laboral en tu empresa se encuentra en aspectos relacionados con la psicología. Porque la forma en que tus empleados se sienten acerca de su trabajo determina su grado de motivación y existe claramente una correlación entre satisfacción en el trabajo y productividad.

Tendrás que estar atento para saber interpretar los signos de baja motivación laboral que podrían aparecer. Cosas como que comiences a ver una alta rotación del personal sin razón laboral aparente, una baja productividad o un mal ambiente de trabajo. Si te encuentras con alguna o con todas estas cosas tienes que empezar a buscar donde está el problema.

Algunas cuestiones que podrías tener que resolver pueden ser:

  • Que tus empleados estén continuamente realizando trabajos monótonos
  • Que apenas reciban refuerzos positivos
  • Que se sientan ignorados
  • Que las oportunidades para mejorar en su trabajo sean escasas
  • Que exista una pobre o nula estructura de recompensas

¿Y entonces qué acciones puedes hacer para motivarlos?

  • Económicas. Reconoce los logros y gratifícales económicamente.
  • Flexibilidad. Respeta la vida personal de tus trabajadores fomentando la conciliación de la vida laboral y la personal.
  • Participación en Equipos. Ayúdales a formar parte de un equipo. Que sientan que pertenecen a un grupo al cual se debe lealtad.
  • Variabilidad. Promueve que tus empleados varíen sus trabajos y que se les asignen actividades interesantes.
  • Delegación. Demuéstrales que confías en ellos. Delega tareas que puedan hacerles crecer personal y laboralmente.
  • Formación. Convoca jornadas de formación de alta calidad que provoque que tus empleados sientan que mejoran.
  • Proximidad. Haz que tus mandos intermedios se acerquen más a sus empleados. Que no sean solo “los jefes”.
  • Igualdad de oportunidades. Promueve la igualdad y diversidad entre tus empleados. Hombre, mujeres, mayores y jóvenes. Todos deben tener las mismas oportunidades.
  • Comunicación. Encárgate de que la comunicación sea proactiva y regular.
  • Socialización. Organiza eventos donde los empleados puedan socializar entre ellos y con el equipo directivo.

 

Conclusiones

El cómo tus empleados se sienten acerca de su trabajo va a determinar el grado de motivación que tengan. Porque existe una clara relación entre trabajo y productividad. La satisfacción en el trabajo depende en parte de recompensas tangibles pero muchas otras veces viene motivada por factores psicológicos relacionados con la cultura de tu organización. Trabajar estos factores te traerá beneficios en forma de mayor retención del personal, mayores niveles de productividad, más innovación y creatividad, mejor reputación y por consiguiente un aumento de las ganancias de tu empresa. No descuides la motivación laboral en tu empresa…

 

Post relacionados:

CTA EBOOK CLAVES CONTRATACION LABORAL